Condenan estadounidense a 8 años de prisión por explotación sexual R Dominicana

SANTO DOMINGO.- Un tribunal dominicano sentenció ayer a ocho años de prisión a un estadounidense tras hallarlo culpable de explotación sexual en perjuicio de menores de edad, a quienes contactaba en una plaza ubicada en el malecón de Santo Domingo.

El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional decidió que Loveall James Willis cumpla la pena en la Penitenciaría Nacional de La Victoria, la cárcel más saturada del país.

Durante el juicio dos de las víctimas, de 13 y 16 años, declararon que James Willis los agredía sexualmente a cambio de sumas de dinero oscilantes entre los 500 pesos (unos 10,4 dólares) hasta los 3.500 pesos (73 dólares).

De acuerdo a la Fiscalía, en una ocasión, el estadounidense se trasladó con el menor de 16 años a las zonas turísticas de La Romana, Higüey y Bávaro (este dominicano), donde lo utilizó sexualmente durante cinco días.

El Ministerio Público le otorgó al caso la calificación jurídica de explotación sexual comercial y abuso psicológico y sexual.EFE

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.