En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

La mismidad: la muerte del otro

A propósito de una lectura, literalmente, obligada de La agonía del Eros de Buy - Chul Han.

La agonía del Eros viene dada por el reinado del yo, del ego y la muerte del otro.

Yo soy yo. El argé, el alfa y el omega. Como el sol en la antigüedad, centro del universo.

El otro es el otro. Ese punto abismalmente distante que en nada contribuye a la concreción del yo y, por tanto, nada importa .Todo está en mí, todo en yo y no necesito del otro.

Esa es la reflexión del filósofo de Seul, que además agrega, que cuanta más posibilidad de elección en este mundo de la información, menor es la presencia del amor. A esto se suma lo dicho en torno al otro. En labios de Chul Han " no solo el exceso de ofertas de otros conducen a la crisis del amor, sino también la erosión del otro, que tiene lugar en todos los ámbitos de la vida y va unido a un excesivo narcisismo de la propia mismidad. En realidad, el hecho de que el otro desaparezca es un proceso dramático, pero se trata de un proceso que progresa sin que, por desgracia, muchos lo adviertan”.

El autor se queja de la manera cómo han cambiado las enunciaciones verbales que predominan. Hoy, para él, es tiempo del poder y ese verbo catapulta a la sombra del ayer al verbo deber. Así lo dice:" la sociedad del rendimiento está dominada en su totalidad por el verbo modal poder, en contraposición a la sociedad de la disciplina, que formula prohibiciones y utiliza el verbo deber" .

Esto provoca un significativo deterioro del Eros, pues este se ubica distante del verbo poder y de la sociedad del rendimiento.

En la parte titulada La mera vida toma ejemplos de Hegel. En el ejemplo del amo y el esclavo (tomado de Hegel) plantea que el esclavo se somete por temor a la muerte. A su manera de verlo, por la mera vida. Mera vida a la que es sometido el hombre de hoy, que es desde la óptica de Chul Han, esclavo de sí mismo.

Mera vida que no alcanza para el amor y la experiencia erótica y, en tal virtud, afirma " el Eros como exceso y transgresión niega tanto el trabajo como la mera vida. Por eso, el esclavo, que se agarra a la mera vida y trabaja, no es capaz de ninguna experiencia erótica, de deseo erótico".

Al comparar al esclavo con el hombre de la sociedad actual lo condena a vivir de espaldas a la expresión del amor. Lo dice así: " el sujeto actual del rendimiento se parece al esclavo hegeliano, si bien con el detalle de que no trabaja para el amo, sino que se explota de manera voluntaria a sí mismo. Como empresario de si mismo es amo y esclavo a la vez".

Ve como triste el destino del hombre actual y en una ráfaga sentencia que " el capitalismo absolutiza la mera vida”.

Muestra como Hegel relativiza lo" absoluto " y dice " pero en verdad el absoluto en Hegel significa sobretodo amor: totalidad”. Y continúa diciendo " el amor como conclusión absoluta pasa a través de la muerte. Ciertamente se muere en lo otro, pero a esta muerte le sigue un retorno hacia sí”.

La era de la información es también para el autor era del narcisismo y del exhibicionismo y estos dan puñalada mortal por necesidad al Eros.
El amor, en estos tiempos en los que vivimos de la espalda al ser y de frente al parecer, está amenazando.

El Eros es experiencia interna y asimétrica con el otro. A ello se contrapone el porno, que es experiencia con el ego. Para Chul Han el porno es la antípoda del Eros.
En lo porno el otro es relegado al papel de objeto y, como tal, su importancia es escasa. En él lo importante es la experiencia enfermiza con digo mismo.

Por último he de señalar que el ataque del autor al neoliberalismo es frontal e incisivo. Lo acusa de ser culpable de gran parte de los males que nos aquejan como sociedad. El mal mayor, desde su punto de vista, es un narcisismo patológico que como pandemia daña nuestro mundo.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.