Sin temor... ni favor


Periodistas

Soy simplemente un articulista, sin capacidad para ser periodista. |

Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Periodista ) me da la siguiente definición de esta profesión u oficio, que no es la única, pero que abarca bastante de lo que tengo en mente (los subrayados son míos).

Un periodista es la persona que se dedica profesionalmente al periodismo, en cualquiera de sus formas, ya sea en la prensa escrita, como en la documentación fotográfica, radio, televisión o medios digitales. Su trabajo consiste en descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos. Para ello recurre a fuentes periodísticas fiables y verificables. Así elabora sus artículos, que pueden tomar varias formas para su difusión: oral, escrita, visual.

Existen varios principios que guían la labor del periodista, el principal de los cuales es el respeto por la verdad, el rigor en la búsqueda de la información fidedigna y verificable. En general, se considera buen periodista al que consigue información relevante, breve y exacta en el menor tiempo posible.

Con la revolución digital han surgido tres tipos de periodismo: el periodismo tradicional, el periodismo participativo (visto en la llamada Web 2.0, donde los ciudadanos generan sus propios canales de distribución como el Blog); y el periodismo ciudadano, que es usado por los medios tradicionales que solicitan de la ciudadanía compartir con los medios noticias que ocurren en su entorno con informes de audio, fotos o vídeos”. 

Noten que no menciona el “chisme” que fue la fuente primigenia y sigue usándose amplia y profusamente.

A causa del deterioro político en que vivimos, parte de los “periodistas” se la “buscan”. Reciben casas, posiciones y empleos, sueldos mensuales legales e ilegales, para publicar o para callar, las noticias verdaderas y correctas.  Ellos, sabiendo que hacen mal ocultan su actuar de mercaderes hipócritamente, sobre todo esos que se dan baños de pureza cada día y fingen ser más que la muerte y más patriotas que Duarte.  Otros simplemente no pueden.  Sobre ellos no hay dudas ninguna duda de ser comodines.

Los medios noticiosos en general, son los encargados de por escrito, audio, mensajería, internet y demás, de trasmitir las noticias y conformar el conocimiento y el comportamiento de la ciudadanía, les creen honorables y éticos; piensan que lo ahí dicho o escrito es palabra de Dios.

Resulta que la realidad en demasiados casos es otra.  Los políticos y el gobierno de turno, se han dado cuenta que al pueblo es relativamente fácil manipulable por la opinión ajena, y han creado múltiples organismos y oficinas de empleos para la conformación y desinformación, como en menor cantidad también lo hacen los empresarios y las grandes compañías, quienes le compran su ética, su moral, honestidad, su don de gente, para decir sin pena ni rubor lo que le mandan quienes paga quieren que digan, aun sean mentiras, y así engañar y traicionar a su pueblo y su confianza.  Ratifico que conozco a muchos honestos.

Esa práctica en nuestro país viene de muy viejo, quizás haya sido Leonel del PLD, el supuesto León que rugía y ahora maúlla tímidamente, que empezó esta práctica masivamente.  Ha sido toda una industria maldita con el dinero público, por la que deberían pagar.  El hablarle mentiras y quitarle la esperanza a un pueblo debería tener castigo

Para algunos el sueldo que devengan por practicar esta profesión indigna en algún medio no es lo más importante, sino el estar enquistado en alguno preferiblemente de cierta relevancia y/o tener personas en ellos, que engañados o no, por querer distinguirse y acaparar parte del favor del público, mantener su empresa a flote económico, o por un simple “moche” (palabra mexicana que indica compartir una prebenda, esto es “dame lo mío…”), aceptan todo como bueno y miran para otro lado y cualquier cosa que se diga, mejor no averiguar, al cabo en pocas horas o un par de días a lo mucho, verdades y mentiras se van a desvanecer arrolladas por el cúmulo de ellas que a cada minuto se producen.

Lo que esos mandados y sus mandantes no pueden, por más que se empeñen, es lograr que el pueblo piense distinto de la calidad y cantidad de fardos que le van cayendo arriba, que superan su capacidad de desembarazarse y analizar a conciencia, pero que tarde o temprano se van a dar cuenta que simplemente les están hablando mentiras, que hay una dicotomía ente el decir y el actuar, que los están engañando y manipulando, para hacerlos seguir viviendo en la ignorancia y en la miseria, no tener para pagar estudios de ellos y los hijos, para superar ese atraso intelectual ancestral en que viven, para comer adecuadamente, para vivir con salud y seguridad, y que a ninguno de la familia lo vayan a asaltar, robar, matar hasta por un celular.  De tener leyes justas, justicia, jueces, fiscales, policías, todos adecuadamente pagados y comprometidos.  Que todos cumplamos y nos den garantía de Derechos Humanos.  Que hombres no crean que mujeres sean de su exclusiva propiedad para siempre y las maten, aun con pedimentos de protección que es tibia o nunca llega.

Notan que muchos de esos que les violan sus derechos son policías mal pagados, guardias en la inopia, jóvenes que los embaucan en la droga y ya dependientes tienen que buscar dinero como sea para mantener el vicio. 

También otros, políticos encumbrados y no, no se conforman con lo mucho que ganan, siempre quieren más y ese dinero que roban y extorsionan, mermando los recursos del pueblo necesariamente, quien paga impuestos como Itebis al 18% en la mayoría de sus compras, sean lujosas o míseras.

Los periodistas y la mayoría de los medios informáticos lamentablemente son parte importantísima de este engranaje de corrupción.  Muchos son como la gatita de María Ramos.

Cuando yo era jovencito, fui a un sitio donde estaban las vías del tren, entre Bajabonico y Altamira, a buscar piedras de galena, para hacerme un radito.  La galena es su detector de RF similar a un diodo rectificador de $1 peso hoy en día, y con una bobina de alambre fino, un alambre delgado y duro o un alfiler con el cual pincharla una y otra vez hasta tener éxito, un par de audífonos y una antena, sintonizábamos y escuchábamos estaciones radiales.  Tardaba pero disfrutábamos felices, pues el trabajo es lo que dignifica.

Hoy en día luce que el pueblo está muy bien sintonizado con lo que debe hacer el 2020.  Claro, en un pueblo de aguante y marrulla, las cosas a veces tardan pero al fin se logra pues los males son reales y laceran con cruda realidad que las palabras no atenúan.

Parece, solo parece, que el pueblo se ha sintonizado ya con una persona, que sin tirar un solo tiro, sin que le valgan las acusaciones de apellido, en muchos casos de periodistas bien pagados, para cumplir órdenes y desinformar, o ignorantes de su profesión investigativa, y que a ese pueblo en los más bajos estratos según se les escucha en esas “encuestas” radiales, ya no están dispuestos a seguir sufriendo tantas penurias, a sufrir una invasión pacífica y concitada para dotarla de cédulas al vapor y tener votos comprometidos prácticamente gratis. No se han dado cuenta que con ese actuar y en esa burbuja rosa,  sin oír la radio galena del alma de tantos del pueblo llano, van a tener que eliminar físicamente a ese candidato que luce pacífico, claro, dispuesto e indetenible, porque el pueblo está hastiado de vivir ese viejo  trujillismo que nunca murió en 56 años, que ha sido programa pasado de mano en mano, usado solo en las cosas malas, cuando muchos personas aun recuerdan vivencial, oralmente y documentalmente que también hubieron cosas buenas.  Al igual que muchas gente comprometida, no por sus abuelos, padres o hermanos de los que no son responsables, mala y enriquecida, que se podrían ir cayendo al mover los altares.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.