Sin temor... ni favor


La diabetes

No existe la menor duda que nadie logra nada que no quiera, a menos que no se aferre y lo desee con entusiasmo, aunque le cueste trabajo.

De alguna manera hemos entendido que todo es fácil y que basta con desearlo o quejarse, para que por arte de magia, lo deseado aparezca, cosa totalmente incierto.

A las 5:30 pm de hoy domingo acabo de terminar un curso sobre la cura de la diabetes, que algunos califican como la enfermedad más productiva del mundo y en crecimiento casi galopante para laboratorios, farmacias y médicos, quienes dicen que la diabetes han comprobado que no se cura y es cierto, una gran verdad, la diabetes no se cura, quien se cura es el paciente que tiene diabetes, y solo se cura si el que la tiene quiere y no hace caso de los intereses que lo asustan.

Durante años hemos relajado nuestras costumbres, nuestras comidas, los alimentos que ingerimos.  Los alimentos que adquirimos ya son generalmente industrializados, provenientes de campos agotados y supuestamente abonados y revitalizados con agroquímicos, esto es, venenos químicos, que le dan a la tierra los cuatro o poco más alimentos minerales de los que la tierra tenía y necesita, sin pensar que igual que nosotros, también necesita oligoelementos que la balanceen y la nutran completamente.

Los animales que comemos e ingieren un pasto deficiente son también carentes de minerales y de todo menos piedad y pena a la hora de su crianza y muerte, pues mueren maltratados y contraídos, asustados y llenos de malas energías que nos pasan. 

También con exceso de hormonas, antibióticos, y pesticidas, que nos venden en esos productos bonitamente envasados, que cada día nos comemos y que multiplican nuestras enfermedades, y requerimientos de medicamentos muy caros y que vinieron a quedarse pues en visitas continuas a médicos por sentirnos mal nos los recetan y nosotros hasta se la exigimos.

Quien se quiera curar de la diabetes pueda hacerlo, solo tiene que quererlo y someterse a una dirección adecuada, no de quien le diga que eso es para toda la vida, y lo etiquete tan alegremente como lo están haciendo y quitándole parte de su salario.

Para lograrlo tendrá que someterse básicamente a tres procesos:

1 – Desintoxicarse de todas las porquerías que ha comido, sin ningún razonamiento y muchas de ellas aun por años permanecen adherida sus intestinos.

2 – Cambiar su dieta por una sana, eliminando cosas malas y que nos vienen inadecuadas por todos los medios y que poco a poco nos envenenan.  Lentamente pero seguro.

3 – Tener la voluntad, para entender y perseverar en la rehabilitación, y darse cuenta que solo somos conejillos de indias de nuestros gustos desarrollados muchas veces por voluntad ajena y propaganda maliciosa, de productos inadecuados y que cada día nos invaden y minan nuestra salud.

Claro, hay una parte de ayuda que hay que brindar, como información, y dirección a su curación.

Nadie cura a nadie, cada uno se cura solo, pues trajimos como un doctor interno, solo que en la vida, ni estar vivo es fácil con tanta promoción maligna.

La lucha es entre gente que hace negocio con la salud de los que no quiere sanarlos, sino que seamos esclavos del medicamento toda la vida.  Aun viendo esto se dice que la esclavitud ya se acabó y que los gobiernos velan por el bienestar del pueblo.

Si se quiere sanar de la diabetes y está dispuesto a cambiar de vida, busque buena ayuda.

Monterrey, Méx.* luis@arthur.net * www.luisharthur.blogspot.com *12/XI/2017

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.