Con mis ojos

Mirada a una situación social por la construcción de ciudadanía, el desarrollo institucional y el bienestar general. Respeto extremo al derecho a la intimidad y el buen nombre de las personas. Huye a las rutinas opinativas, a los ruidos mediáticos. Rehúye al sensacionalismo. Consciente de que la asepsia ideológica no existe, promueve el disenso, la crítica constructiva, sin descalificaciones.

Batalla ganada por Marcha Verde

Según los resultados de la encuesta Gallup Dominicana-Hoy, acabados de publicar, el conglomerado Marcha Verde le ha ganado la actual batalla de la opinión pública al gobierno presidido por Danilo Medina. Es muy alta la percepción sobre corrupción administrativa, inseguridad ciudadana y  crimen. Tal movimiento ha sabido anclar en el imaginario colectivo tales falencias, y lo ha logrado sin muchos escollos en el camino, con el aval de los medios. http://hoy.com.do/encuesta-gallup-hoy-desciende-aprobacion-de-la-gente-hacia-el-gobierno-danilo-medina/.

Aunque la madre de las batallas, la guerra, luce  lejos (mayo 2020) y las opiniones son estados variables, las cifras difundidas por el rotativo del magnate Pepín Corripio (que ha pagado el sondeo) han de representar para el oficialismo el valor de la luz amarilla del semáforo, salvo que se haya colocado anteojeras para regalar los espacios ganados.

Pero eso no implica necesariamente comenzar a destutanar funcionarios –funcionales-- como si fuesen causales de un problema de fondo que requiere una reflexión seria. Sería una gran irresponsabilidad “agarrar el rábano por las hojas”. Aquí no vale el simplismo. La ansiedad por nuevos decretos se enmarca en el deseo de opositores para usar el tema como recurso propagandístico; de muchos emotivos y de otros interesados en que coloquen en los puestos a los suyos para acomodarse tal vez haciéndolo peor.

La contundente derrota del oficialismo en el Colegio Médico Dominicano no es hechura de los gerentes del sector salud estatal. Solo han sido duras murallas de contención. Lo mismo para otras organizaciones donde probaron ya el amargo de perder los espacios. La fiebre es un síntoma, no una enfermedad. Pena de la vida de los miopes sociales.

LUPA PARA EL CASO

Durante las gestiones gubernamentales del Partido de la Liberación Dominicana, fundado en 1973 por el profesor Juan Bosch, algunos funcionarios han cerrado las puertas a la honradez y la honestidad para facilitar el reinado de la corrupción. Por su conducta rastrera, hasta aplausos y ocultamiento han recibido de sectores fácticos y familias ricas y empobrecidas de todas las ideologías que, durante muchos años, han legitimado la corrupción porque les corre por la sangre. Y, con todo a cuesta, andan orondos, envanecidos.

La inseguridad en las calles ha crecido, más por los efectos del problema internacional del narcotráfico y las adicciones que por las precarias condiciones socioeconómicas de la mayoría del pueblo dominicano. Cierto.

El Gobierno, sin embargo, posee luces que a menudo se deja opacar por la oposición.

El camino para atacarlo, paradojalmente, ha sido fertilizado por la indiferencia de funcionarios arrogantes que han creado del Estado “un archipiélago de guetos amurallados”; es decir, un conjunto de islitas de poder, de gobiernitos aparte, sin ninguna identificación con la gestión. Mucho menos con los principios bochistas.

Su propósito es venderse cada uno como potencial senador, alcalde… o presidente de la República. Y entre sus tácticas para lograrlo, resaltan: usar el erario para establecer vínculos mediáticos particulares que les generen la menor cantidad de críticas.

No es fortuito que esos señorones sean presentados como “potables”, “diferentes” y hasta superestrellas por medios de comunicación y la oposición. En pocas palabras: no defienden a su gobierno. Son los Pilato modernos. También son culpables de las malas percepciones, amén del empobrecimiento y los crecientes vicios societarios, causantes indiscutibles de malestar general. Millonarios a destiempo, hipócritas, traidores.

Al sondeo de Gallup-Hoy se le puede cuestionar su realización en un período anormal, caracterizado por la efervescencia social parida por el activismo de Marcha Verde con el objetivo de inscribir en la agenda mediática las debilidades del Gobierno. Al medio que la patrocina y varios de sus pares, hasta se les podría endilgar complicidad con Marcha Verde en el proceso de construcción de la Agenda Setting. A Marcha Verde se le podría acusar de contener al Partido Revolucionario Moderno, a partidos emergentes; reformistas “pulcros”, borregos, “peledeistas” y “perredeistas”… mansos y cimarrones.

Pero meterse ahora en ese embrollo sin una previa miradita de autocrítica al espejo, sería una pérdida de tiempo.

Mejor que se detengan, los oficialistas, a analizar el porqué de tal grado de opinión. Si bien el parecer de las personas es momentáneo, puede evolucionar hacia la actitud a falta de una atención profesional. Y esto sí es peligroso para la meta del partido morado de cara a 2020, pues, estaría construyendo desde ahora una derrota vergonzosa. Preferible que vean la situación por el lado amable. La próxima batalla puede ser, al menos, más discutida.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista. Profesor en la Escuela de Comunicación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la que dirigió durante seis años y donde imparte docencia desde hace veinte años. También ha sido profesor en Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y en la Universidad Católica de Santo Domingo.