Oye País


100 años en 489 palabras

Eran cerca de las diez de la noche del pasado 5 de octubre cuando un hombre entró al salón del restaurant donde compartía con un grupo de amigos. Sin parafernalia, estridencias, ni guardaespaldas que le movieran sillas o le franquearan el paso, ese hombre se dirigió a una mesa de al lado de la nuestra, saludó con afecto a las cinco personas y se sentó a celebrar el cumpleaños de nuestro ‘vecino’. 

Cuando el personaje volteó la cabeza y reconoció a los que estábamos en la mesa de al lado, se levantó, saludó con afecto, nombre por nombre, bromeó sobre diversos temas y volvió a donde quien había ido a visitar. 15 minutos después se levantó, se despidió de los componentes de ambas mesas y se retiró del lugar como llegó, sin aspavientos ni bulla. 

José Luis Corripio Estrada --Pepín Corripio, como todo el mundo lo conoce y lo llama-- era el visitante de esa noche de octubre al Boga-Boga, a donde acudió a saludar a su amigo, el doctor Claudio Stephan, con motivo de su cumpleaños. 

Pepín Corripio se ha caracterizado, siempre, por su sencillez, la calidez y manera afectiva con que se ha desenvuelto en lo personal y en lo empresarial, en un escenario tan complicado como difícil, tan movedizo, peligroso, en un mar tormentoso de políticos, de gobiernos, de competencias y apetencias como es nuestro país. 

El ejemplo de su vida está ahí, reflejado como un cristal pulido en su esposa, doña Ana María, sus hijos Manuel, José Alfredo, Lucía y Ana Corripio Alonzo. Hombres y mujeres de trabajo, de antes de salir hasta después de ponerse el sol. 

Hombres y mujeres que nunca han estado, ni por asomo, en medio de escándalos ni comentarios. 

Hombres y mujeres que no andan en yates o helicópteros, de restaurant en restaurant, con el último modelo de carro, estrujándole sus fortunas a los demás. 

Hombres y mujeres que no abandonan este país, porque creen en su gente y luchan a su lado por su progreso, por su desarrollo.

La historia de los Corripio, desde los ‘viejos’, don Ramón y don Manuel, los troncos de la familia que  llegaron al país hace 100 años y se asentaron aquí para siempre, es un ejemplo de trabajo, de moderación, de solidaridad, de perseverancia, de buena convivencia, de equilibrio para esta sociedad, que a veces luce tan complicada. 

Por ello es que no debe sorprendernos hoy que esa familia, los Corripio, haya tomado de su patrimonio, de las ganancias familiares lograda con el trabajo y el esfuerzo, en buena lid y a lo largo de estos 100 años, para donar 100 millones de pesos a cien instituciones que aportan al desarrollo y la convivencia de los dominicanos. 

Una familia, cuyo gran pecado ha sido la austeridad de vida, la decencia y la honestidad, hace este gesto porque cree en el país, en la familia, en nuestro futuro.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista. Fue director del vespertino Ultima Hora (1992-2003), director del diario El Expreso (2001-2003), Corresponsal de The Associated Press (1968-1992), Vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa y miembro de la Junta de Directores de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) (1994-2003), Director del Semanario Diario@Diario y del periódico electrónico diarioadiario.com, Director de la Agencia de Noticias y Temas Nacionales (ANTENA) (2006-2012), Productor y Conductor de los programas de televisión Diario de la Noche, Diario de la Mañana, Amanece 23 y Oye País.