Con mis ojos

Mirada a una situación social por la construcción de ciudadanía, el desarrollo institucional y el bienestar general. Respeto extremo al derecho a la intimidad y el buen nombre de las personas. Huye a las rutinas opinativas, a los ruidos mediáticos. Rehúye al sensacionalismo. Consciente de que la asepsia ideológica no existe, promueve el disenso, la crítica constructiva, sin descalificaciones.

El turismo y la radio, divorcio mortal

Cerca de 6 millones de turistas visitaron en 2016 la República Dominicana, cuatro millones menos que la ambiciosa meta establecida por el gobierno que preside Danilo Medina. Deseable que la alcanzara, pero hay muchos cabos sueltos en el camino. Valgan estos dos: los amagos de inversión en el impresionante polo turístico del sur profundo y el desenfoque de Turismo respecto de medios de comunicación tan importantes como la radio.

Provincias de la región, como Pedernales, tocaron fondo en términos económicos. No aguantan más el desempleo. El descalabro es total, pese a que son dueñas de recursos naturales que, bien administrados, ayudarían a disminuir su empobrecimiento continuo y a incrementar la cifra de visitantes.

Y, desde el Ministerio, es pobre el uso de la radio para la promoción turistica, pese a que este medio impacta y resulta menos caro. Su inversión está concentrada en la colocación de cuñas de publicidad comercial en la televisión y en impresos nacionales y extranjeros. Un error que ha de enmedar si el objetivo mayor no es meramente económico.

El turismo es una actividad muy vulnerable. Impactan en él desde los vaivenes del clima hasta la inseguridad pública, la educación de la población receptora y el estado de la economía global.

Nuestra gente es súper hospitalaria por naturaleza, pero con pobre apoderamiento sobre la importancia de la mencionada “industria sin chimenea” para la economía y la búsqueda del desarrollo. La escasa apropiación del tema tiene muchas causas, y una de ellas, fundamental, es el desconocimiento casi total sobre el patrimonio cultural dominicano (cultura en la más amplica extensión de la palabra). Si no lo conoce, no lo puede querer, ni defender. Así que hay una ruptura entre la institución estatal y actores tan vitales, y no es por falta de recursos sino de estrategidas. 

De los 10 millones de habitantes que viven en este lado de la isla, ¿cuántos conocen a fondo la Zona Colonial, nuestra música, nuestros bailes, la gastronomía, modas, recursos naturales? Se puede apostar a que son muy pocos. La radio podría ayudar a borrar ese cráter tenebroso.

El Ministerio de Turismo puede gestionar  frecuencias radiofónicas ante el Instituto de las Telecomunicaciones –o arrendarlas-- para fundar la radio de la zona colonial con el objetivo de comunicar el patrimonio nacional. La emisora matriz enlazaría con las provinciales, las cuales –a su vez--  la retroalimentarían con los contenidos locales. El personal debe ser habilitado previamente para hablar por este medio, independiente de las otras profesiones (Habana Radio sería buen referente).

República Dominicana cuenta con excelentes playas y paisajes; mujeres atractivas y un verano permanente. Pero somos más que eso, y para contarlo, no basta invertir una millonada de dólares y pesos en publicidad comercial televisual.  El turismo es muy valioso para el país; mas, urge su cualificación para que no se diluya con el paso de las horas. La atención impostergable a provincias turísticas como Pedernales y un giro comunicacional hacia la radio, impulsarían tal idea. Ojalá llegue el mensaje, y se comprenda.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista. Profesor en la Escuela de Comunicación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la que dirigió durante seis años y donde imparte docencia desde hace veinte años. También ha sido profesor en Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y en la Universidad Católica de Santo Domingo.