Palabras Libres

Este es un espacio catártico. (Es que hay palabras que luchan por salir; que son tercas, empecinadas, que si no son dichas mueren por la tristeza de no haber dicho lo que tenían que decir).

Responsabilidad del ciudadano en el caos del tráfico y la AMET

Cinco y treinta de la tarde de un día de semana. Viene por la avenida Bolívar y llega al semáforo de la esquina Abraham Lincoln que marca rojo para usted. Los conductores que vienen por la avenida Abraham Lincoln en dirección sur-norte, a pesar de que ven que su carril no puede avanzar porque el trayecto de la Lincoln con 27 de Febrero no avanza, se meten debajo del semáforo que ya cambió a verde para los conductores que suben desde la avenida Bolívar pero que no tienen otra opción que quedarse en el mismo lugar. Eso si, tocando bocinas  como locos.

Otro ejemplo:  intersección de la calle Mahatma Gandhi con avenida Bolívar. El caos. vehículos que vienen en dirección este-oeste, sur-norte y norte sur,  todos los conductores quieren llegar al mismo tiempo a la avenida Máximo Gómez y, como todos llevan la misma prisa, nadie cede  y en este punto ya el tapón es inminente.

Esto es apenas un el botón de la muestra. La conducta se repite en decenas de esquinas de Santo Domingo: usted no puede avanzar aunque el semáforo le de paso. No ha valido la campaña que en junio de 2016 inició la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) y en la que trazó vistosas franjas amarillas junto con un letrero  de “no bloquee la intersección”.

Los conductores dominicanos que en su mayoría no conocen eso de educación vial, que van tan de prisa no ceden el paso ni que los maten (al contrario, aceleran), que no conocen lo que es el respeto a las leyes de tránsito (y menos viendo ejemplos como el del diputado del Partido de la Liberación Dominicana Gustavo Sánchez) siguen bloqueando las intersecciones tengan el trazado amarillo o no.

En este punto debo decir que en los casos en los que el tráfico avanza, es cuando un agente de AMET dirige el tránsito. Esa es la única manera que los conductores no bloquean el paso. Con esto no digo, sin embargo, que en todos los casos sea así, pues también he  padecido la falta de sentido común y criterio de un agente de AMET en alguna esquina.

En el caos del tráfico confluyen varias causas. Una de ellas, por ejemplo, es el crecimiento desproporcionado del parque vehicular.

Sin embargo, las que más molestan son las de carácter humano: escasa educación del conductor dominicano; su agresividad y su violencia; el irrespeto a la ley, el egoísmo y la desconsideración hacia el otro conductor, ese querer tomar ventaja (me da pena y vergüenza cuando veo los conos en las entrada y salida del  túnel de la avenida 27 Febrero, en los puentes para evitar los cuellos de botellas y taponamientos; la AMET ha tenido que guiarlos como a una manada, para intentar que se respete  a los demás conductores que si vienen en el carril que les corresponde.

Pero esto no ha bastado. He visto conductores desmontarse, apartar uno o dos  conos y meterse al carril.

Otra causa, a mi juicio, es la falta de autoridad con que la población percibe a los agentes de AMET y que se verifica en el irrespeto que se tiene hacia sus agentes; un irrespeto ganado a base de cometer los mismos actos  de corrupción en los que incurría la Policía de Tránsito (unidad que AMET vino a sustituir): pedir dinero a conductores “pa’ la cena” o “pa’l pasaje”…   y otros no menos indignos como orinarse  en la calle como lo hizo en mayo pasado uno de sus miembros.

Cuando la institución fue creada en septiembre de 1997 y era dirigida por Hamlet Germán (ya fallecido),  lejanos tiempos aquellos en que las OMSA usaba un solo carril especial (que también usarían las ambulancias) y si usted lo ocupaba pena de la vida; tiempos idos en que la población llegó a respetar (y hasta admirar) a la AMET. Veinte años después, ni hay carril expreso, respeto a la AMET. ¿Y el tráfico? Un caos donde el irrespeto y la violencia imperan.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.