Sin temor... ni favor


Energía prestada

Cuando yo estudiaba en el Politécnico Loyola con los Padres Jesuitas, aunque todos los profesores eran muy buenos y mejor capacitados, tuve la suerte de tener al Padre Sastre, español, doctor en matemáticas como profesor, y el nos dijo al empezar a darnos trigonometría: “La matemáticas solo son una, solo son el mismo señor con distintos trajes”.

Recordando a ese sacerdote con cariño y respeto, lo voy a plagiar al decir que la energía solo es una, con distintas manifestaciones.

La semana pasada les hablé de las varias energías con que convivimos y empecé diciéndoles que la física las define como una sola y nos dice que Energía es todo aquello que puede hacer un trabajo (como lo define la física).  Vimos que en el mundo que nos dieron hay en apariencia varias fuentes distintas de donde vienen a nuestra percepción actual, energías aparentemente distintas.  Mentes inquietas se ocuparán cuando el tiempo llegue, de irlas unificando.

Nosotros en nuestra vida somos capaces de hacer trabajo tal como lo define la física clásica, y eso es posible porque tenemos energía, la energía vital.  No sé si viene envuelta en los alimentos que consumimos, pero si yo alimento a una bicicleta por ejemplo esta ni los digiere ni sale corriendo sola.

En este momento nadie hasta donde yo sepa, puede decir más que lo que ya he dicho.  Es una energía que nos da vida, o sea que permite que nuestras partes constitutivas se muevan, desarrollen actividad y fuerza, nos traslademos, y muchas cosas más.  Cuando está maquina humana la pierda por diversas causas, unas muy simples y otras veces con mucho esfuerzo, tiempo y sufrimientos, como si necesitara que la máquina se desgastara y sus partes se hicieran inservibles, la pierde, ya pasamos de lo humano a lo mineral.

Unos dicen que esta energía radica en todo nuestro cuerpo, otros que solo en el cerebro, la conciencia, la subconsciencia, lo cierto es que un día se nos va a ir de repente o nos va a hacer arrastrarnos penosamente para que se desprenda, pero en el momento que parta, quizás convertida en calor al basurero de las energías, nada material cambiará en los restos inertes que quedan, solo que ya nos convertimos en seres inútiles, en materia muerta, en chatarra a la que el tiempo destruirá, oxidará, pudrirá y convertirá en tierra, indefinible ésta de la mucha que la rodea.

Desde chiquito veo en el cementerio de Puerto Plata aquel letrero que en latín nos dice: “Recuerda Hombre, que Polvo eres y en Polvo te Convertirás” (Memento Hommo quia Pulvis est et in Pulverum Reverteris)

Nada dice de lo que nos otorga vida, tampoco habla del cielo o el infierno.

Si se me permitiera yo diría: “Recuerda hombre que tu energía vital es prestada y que antes de lo que deseas volverá a la energía universal”

 

Monterrey, Méx.* luis@arthur.net * www.luisharthur.blogspot.com *3/IX/2017

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.