Con mis ojos

Mirada a una situación social por la construcción de ciudadanía, el desarrollo institucional y el bienestar general. Respeto extremo al derecho a la intimidad y el buen nombre de las personas. Huye a las rutinas opinativas, a los ruidos mediáticos. Rehúye al sensacionalismo. Consciente de que la asepsia ideológica no existe, promueve el disenso, la crítica constructiva, sin descalificaciones.

Al borde del abismo, maestros

Según el ministro de Educación, Andrés Navarro, 9 mil docentes del sistema público solo reciben cada mes 500 pesos de su salario, y el 80 por ciento de la matrícula de  90,188, menos de 30 mil pesos, a causa de las retenciones por concepto de deudas a cinco cooperativas, incluida la del gremio. Ha dicho en el matutino radiofónico El Zol de la Mañana, que enfrentará sin titubear esta gravísimasituación.

Saludable la intención anunciada por el funcionario de enmarcar a las cooperativas en las buenas prácticas respecto de tales actores de Educación, por la necesidad de garantizarles la estabilidad emocional requerida para un excelente desempeño en el proceso de aprendizaje con los discentes. Si lo logra por esa vía, perfecto.

Pero el problema no es tan sencillo como discursearlo.

Cierto que los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana se han anotado como ningún otro un punto importante al mejorar los ingresos de maestros y maestras.

En su primerperíodo (1996-2000), el presidente Leonel Fernández dispuso un incremento para todo el personal docente que provocó cambios en su estilo de vida y una explosiva demanda de estudios de Pedagogía (sobre 30 mil) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la única que mantenía la carrera pese a la falta de recursos.

El gobierno presidido por Danilo Medina, desde su primer período (201-2016), ha ordenado aumentos salariales, además de  grandes inversiones en infraestructuras escolares, extensión de jornadas y en un incipiente proceso formativo y de selección de más personal, gracias a la aplicación de la ley que consigna el 4 por ciento –casi 143 mil millones-- del Producto Interno Bruto. ¿Quién lo niega?

Pese a la buena voluntad y a varios incrementos salariales, la existencia económica de maestros y maestras, sin embargo, sigue siendo azarosa. Falta un trecho largo para que puedan satisfacer sus necesidades cotidianas y desaparezca su zozobra crónica. La deuda acumulada con ese vital sector de la sociedad es larga. Muy larga. La educación no había sido prioridad durante décadas.

Imposible evitar la angustia frente a un mercado antropófago, que se engulle a los seres humanos decididos a vivir con base en el trabajo honesto. Cada minuto, los negocios, sin excepción, marcan precios nuevos conforme su angurria y su indolencia. Con esa carrera loca, sin control de la autoridad, no se puede. No hay sueldo que valga, ni paz emocional que se consiga. Así, se cae de la mata la búsqueda afanosa de préstamos para tapar los déficits. Círculo vicioso.

Y esa es la trampa. Vulnerables aún, profesores y profesoras caen fácil en las garras de la “viveza criolla” y mafias terribles que les explotan sin compasión. Caen también, sin pensarlo un segundo, bajo las tentadoras ofertas de cooperativas que, a ratos, no parecen tales sino centros de usura para enriquecer a unos cuantos de la red a costa del empobrecimiento de miles…

Sitios donde se generan montones de onerosas órdenes de compra que, luego, “los beneficiarios” revenden a ciertos contactos por el 20 o 30 por ciento de su valor, para luego, detrás de la sombra, éstos pasar un porcentaje de la ganancia a sus protectores. Lugares donde se vende a sobreprecio mucha mercancía de cuestionable calidad “porque es fiada”. Verdaderas fábricas de millonarios.

Esa es la historia detrás del telón de muchas cooperativas en RD. No se sabe si las vinculadas a Educación practican ese “cooperativismo”; el ministro Navarro no lo ha dicho.

Pero, sean ellas buenas o malas, será difícil zafarse de sus listas de deudores. Negocio es negocio. Y los maestros y las maestras no gozan de salarios de medio millón de pesos en adelante, ni, mucho menos, tarjetas abiertas, combustible cubierto, vehículos de lujo asignados, incentivos, escoltas y cortes de adulones.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista. Profesor en la Escuela de Comunicación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la que dirigió durante seis años y donde imparte docencia desde hace veinte años. También ha sido profesor en Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y en la Universidad Católica de Santo Domingo.