Una Mirada

Una mirada a la aldea global

Moralización

La Asamblea Nacional francesa ha aprobado la ley para el restablecimiento de la confianza en la acción pública.

Durante la campaña electoral para la presidencia el candidato Emmanuel Macron prometió una ley de “moralización” de la acción  pública.  Con su triunfo electoral y con el apoyo de la mayoría parlamentaria, su nuevo partido, La República en Marcha, logra la aprobación de su promesa con 412 votos a favor y 74 en contra.

La ley prohíbe que los funcionarios puedan emplear a sus familiares y a los parlamentarios les prohíbe  contratar a sus familiares como “ayudantes parlamentarios”  y realizar contratos como “consejeros” para eliminar el posible conflicto de intereses.

Lo más insólito es que también prohíbe ejercer como legislador a quien no haya pagado sus impuestos.

Durante la campaña electoral los medios de comunicación revelaron que la esposa y los hijos del candidato François Fillon cobraron durante años un salario como “ayudantes parlamentarios”.

También se agrega en la ley la eliminación de “la reserva parlamentaria”.  Se trata de un fondo de unos millones de euros del que disponen los parlamentarios para  “distribuir” entre lo que se supone son asociaciones sociales.

Se incluye la creación del Banco de la Democracia (¡tremendo titulo!) y estará destinado a conceder a los candidatos y a los partidos políticos prestamos para el financiamiento de sus campañas electorales.

François Bayrou, el ex ministro de Justicia y autor de la reforma, ha renunciado a su cargo por la revelación de que su partido también había proporcionado empleos ficticios en el Parlamento Europeo

Se supone que el propósito de esa ley es la “moralización” de la acción pública y que será la norma de los funcionarios electos y de los que ejercen cargos públicos.

¿Todo eso en LA FRANCE? Dicen algunos que Francia es la Argentina europea. ¿Se cumplirá la ley?

Parecería que es un asunto de lenguaje. En la República Dominicana a esos ayudantes, familiares y empleos ficticios le llaman “botellas” y el edificio en donde se encuentran oficinas gubernamentales, le llaman “el huacal”. También el Parlamento dominicano cuenta con un “fondo social” al que llaman  “el barrilito”.

¿Habrá aprendido Dominicana de Francia o es al revés?

v.yanguela@codetel.net.do

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Licenciada en Ciencias Sociales, autora de los libros "Esclava te Doy", "El Islam", "Poder y conflicto".