En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

Un aporte a la memoria

“El mundo necesita de hombres que digan la verdad aunque tiemble la tierra y se caiga el cielo”.

Orison S. Marden.

Marx ha sido claro al expresar que solo “al cincel de la ciencia la verdad se presenta desprovista de fantasmas”. Esta afirmación nos catapulta a la pregunta de qué  es la verdad.   Tema que esta entrega no pretendo abordar. Mi intención es mucho menos pretenciosa, aunque más arriesgada: llamar la atención a mi compueblanos sobre un peligroso fenómeno que está ocurriendo en Cevicos.

Justo es, ante de abordar el tema, decir que no estoy hablando –habla escrita- en mi condición de Director Ejecutivo del Comité del Quinto Centenario de Cevicos. Hablo, simplemente como Cevicano.

Sé que el tema más importante de la actualidad para los hijos de la tierra de Cesar Soto, Julio Morales ( claro que no es Julio Cable!!!!) Dionicio de Jesús, Joe Veras,  Carlos Hinojosa, Miguel Ángel Díaz Herrera, Elías Nicasio y jóvenes que dignamente se abren camino como Rafael Álvarez, Arquí Salcedo, Edwin Rondón y José Felipe  (los dos últimos allende los mares), es el fenómeno de la desertificación de nuestro suelo a consecuencia de las inadecuadas formas del cultivo de la piña y la consecuente sequia de nuestros ríos. Sin embargo el tema sobre que el quiero llamar la atención es sobre la historia de Cevicos. Su historia reciente.

Si la dominicanidad es esa lucha a muerte entre el ser y el parecer, la cevicanidad es dirigida peligrosamente por sus “dirigentes” a convertirse en culto al lavasaquismo. Por ello vemos como se pretende colocar en el altar de la historia a santos sin huellas.

Hace unos dias me apersoné  a la cancha municipal, en ocasión de la inauguración del torneo municipal de baloncesto. Observé al profesor José Álvarez, con unos papeles en manos. Más tarde me informaron que se trataba de una supuesta historia de ese torneo. 

El joven Domingo Morillo (Pinga) se acercó para formularme algunas preguntas al respecto. Decidí escuchar lo escrito y la verdad me dio pena, asco y vergüenza ajena. Razón por la cual decidí catapultar luz sobre eventos en los que me ha tocado jugar algún papel.

La asociación de estudiantes Universitarios de Cevicos.            

Mi pensamiento voló a un episodio similar pero ocurrido en el mundo virtual. Recordé haber visto la inauguración de la galería de pasados presidentes de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Cevicos.

Me llamó  poderosamente la atención que no solo no hacían mención de los fundadores de la institución –que además han sido los más exitosos-, ni de su primer presidente, sino que tampoco estaba su fotografía.

Decidí comentar aquella publicación en Facebook y algunas personas escribieron pretendidas repuestas con tonterías dignas de  antologías. Fue vidente el indecoroso deseo de ser protagonistas de una historia  que –en el mejor de los casos-  no conocen bien y en la que su participación es pitufesca.

Que quede claro que  la Asociación de Estudiantes Universitarios de Cevicos, fue fundada  a principios de los 80s  gracias al esfuerzo de muchos jóvenes, en especial de Rafa Díaz (el hijo de Tabito), quien le dio brillo y nombradía. Por suerte no soy amigo de Rafa y no lo recuerdo bien: más de 25 años sin verlo.

En la segunda parte aclararemos lo atinente al carnaval y el torneo de baloncesto. NO MÁS MENTIRAS ¡!!!!!!!.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.