Sin temor... ni favor


ADN como rectora biológica

Tomemos un espécimen biológico cualquiera.

Sabemos por Darwing que todo ser vivo se modifica y adapta a su medio ambiente en una simbiosis o correlación conveniente y necesaria a la preservación y vialidad de la vida, y si este medio ambiente es distinto como suele ser a otro aun cercano, la diferenciación que va surgiendo con otro espécimen igual pero en otro ambiente se acentuará, llegando a diferenciaciones visibles en pocas generaciones, y en cuyo caso seremos nosotros los humanos los testigos, ya que vivimos más que algunos animales y con material de estudio y libros descriptivos, tenemos base de comparación para poder documentar estos cambios.

Así en todo ser vivo incluidos peces y vegetales, percibiremos nuevas o distintas características biológicas y de comportamiento al paso del tiempo.  Hasta la morfología de la tierra cambia de mutuo propia.

Muchas veces hasta inducimos muchos cambios en ratas o conejos llamados ejemplares de laboratorio (conejillos de indias) para tener pruebas físicas con que documentar “científicamente” estos mutaciones.  Darwin usó su gran capacidad de observación y conocimiento para descubrir en su famoso viaje por el nuevo mundo, que había estado apartado del antiguo casi totalmente, para ver como los especímenes similares se habían modificado, cambiado y desarrollados sin contacto entre ellos, lo que necesariamente era un proceso lento y continuo de estudio y catalogación.

Es indudable que la biología es apasionante y los biólogos son unos científicos muy observadores, perseverantes y laboriosos, que buscan hacernos entender este cambio inexorable al que todos estamos sometidos.

En matemáticas ligeramente superior, donde trabajamos con números y letras constantes (A,B,C…) que siempre mantienen su mismo valor y con otras letras que llamamos variables (x, y, z…), se nos habla que lo normal en la naturaleza es el cambio, que generalmente es representada y calculada por la Derivada de una ecuación, generalmente en función del tiempo.

Esto nos demostró que los cambios son indetenibles, y si que algo se repitiese igual sería un retroceso, y el tiempo ni se detiene ni se devuelve.

¿Acaso hemos pensado u observado en nuestra corta vida como han cambiado todo lo que nos rodea en lo físico, animales y vegetación por ejemplo, y como han cambiado también nuestras costumbres, creencias, nuestro actuar, lo que antes nos mortificaba, alegraba, limitaba, a como somos ahora.  El tipo de música que oímos, las vestimentas, las actividades para divertirnos que antes nos permitían hacer nuestros padres y nosotros a nuestros hijos y estos a nuestros nietos.

Como hemos ido cambiando nuestro comportamiento y nuestra manera de actuar y pensar.

Todo ha ido pasando tan aparentemente lento dentro de unas pocas generaciones (estima entre 30 o 40 años), que cuando miramos el mundo de hoy encontramos un abismo que no sabemos cuándo ni cómo lo cruzamos.

¿Entonces en mi y en muchos surge una pregunta: ¿Si nos dijeron que las diversas formas de las especies de la naturaleza correspondían a un programa o planos único de vida llamado ADN, y que eran las compilaciones diferentes de piezas similares las que nos diferenciaba en la fabricación de esos especímenes, necesariamente significa esto que el ADN no era inmutable?.  Parece ser que supusimos erróneamente, y en el caso humano que era el que queríamos separar del grupo, ya nos estamos convenciendo y probando científicamente de los cambios que venimos sufriendo, que ya no somos los mismos de ayer o hace miles o millones de años y lo peor que nunca podremos volver atrás, no importa el costo del bisturí.

Podríamos aun más preguntarnos y somos aun la imagen del Dios que es Eterno que la religión nos vende.

Los que no viven la vida como hoja que cae de un árbol y no se han preocupado cada día de nada más que ir donde el aire los lleve, se sorprenderán con nuevos descubrimientos y observaciones de lo en realidad nos está pasando en esta vida y que cada día descubrimos algo nuevo que desde siempre ha existido.

La próxima semana les prometo empezar a hablar de EPIGENÉTICA.

 

Monterrey, Méx.* luis@arthur.net * www.luisharthur.blogspot.com *9/VII/2017

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.