En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

El debido proceso en el deporte dominicano (1 de 2)

En cualquier grupo social se producen conflictos de diferentes índoles. El mundo del deporte – como cualquier otro- no está ajeno a esa realidad.

Es muy común que nos enteremos a través de los medios de comunicación de sanciones disciplinarias, expulsiones y otros tipos de acciones ocurridas a deportistas, entrenadores, dirigentes, personal técnico  y cualquier otra persona vinculada al ámbito deportivo.

Es muy lamentable ver que esos procesos son llevados a cabo de espalda a los cánones constitucionales y legales, en franca violación al debido proceso.

Nuestra Carta Magna en su artículo 69 consagra el debido proceso al establecer que:

Artículo 69.- Tutela judicial efectiva y debido proceso. Toda persona, en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, tiene derecho a obtener la tutela judicial efectiva, con respeto del debido proceso que estará conformado por las garantías mínimas que se establecen a continuación:

 1) El derecho a una justicia accesible, oportuna y gratuita;

 2) El derecho a ser oída, dentro de un plazo razonable y por una jurisdicción competente, independiente e imparcial, establecida con anterioridad por la ley;

3) El derecho a que se presuma su inocencia y a ser tratada como tal, mientras no se haya declarado su culpabilidad por sentencia irrevocable;

4) El derecho a un juicio público, oral y contradictorio, en plena igualdad y con respeto al derecho de defensa;

5) Ninguna persona puede ser juzgada dos veces por una misma causa;

 6) Nadie podrá ser obligado a declarar contra sí mismo;

7) Ninguna persona podrá ser juzgada sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le imputa, ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formalidades propias de cada juicio; -

8) Es nula toda prueba obtenida en violación a la ley;

9) Toda sentencia puede ser recurrida de conformidad con la ley. El tribunal superior no podrá agravar la sanción impuesta cuando sólo la persona condenada recurra la sentencia;

 10) Las normas del debido proceso se aplicarán a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas.

Hablar del debido proceso es hablar de garantías  procesales mínimas que deben ser garantizadas alas personas en el curso de un proceso.

Para el destacado  jurista argentino German J. Bidart Campos el debido proceso es “un aspecto del derecho a la jurisdicción  y la tutela judicial efectiva”.

A estar establecido en nuestra ley de leyes  en su artículo 65 el deber del Estado de promover la práctica deportiva y, siendo el nuestro,  a partir de la reforma constitucional del 2010, un estado social de derecho, le impone a la práctica deportiva que la misma debe ser realizada dentro del marco de respeto a los derechos fundamentales y principios constitucionales.

Se impone por tanto, que el Estado intervenga en los casos en que se vulneren los derechos fundamentales consagrados por nuestro legislador constitucional y los incorporados – también con jerarquía constitucional- por los tratados internacionales de los que el país es signatario. En especial la Declaración Universal de los Derechosa Humanos y la Convención Americana de Derechos Humanos. Esto sin importar el órgano de donde proceda tal vulneración.

Bueno es señalar que la prioridad establecida por la ley es la de velar por la correcta aplicación de los principios fundamentales de un estado social y democrático de derecho. Es decir, por el respeto a la dignidad humana. Respeto  primordial en las decisiones, ya sean de los poderes públicos, como de las instituciones de derecho privado.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Jurista, con especialidad en Derecho Laboral e Internacional, egresado de la UASD y de la Universidad de La Habana, animador sociocultural y poeta, autor de Confeso Pecador (poesía), Jungla de Mitómanos (ensayos) y Días sin Dios (novela sin publicar); presidente fundador de la Unión Dominicana de Jóvenes Artistas.