Sin temor... ni favor


Pro partido del pueblo

Los gobiernos y las personas hablan mucho de las cosas nuevas, tales como construcciones, instituciones que les ayuden, les den más valor y felicidad y les permitan una vida mejor.

Los gobiernos que son los encargados de velar por estas y otras cosas también muy importantes, como la seguridad, la justicia, la educación, la soberanía, el comercio, las relaciones internacionales, los acuerdos, y otros muchos encargos que se nos imponen como país, con transparencia, eficacia y eficiencia, por eso tienen salarios.

Sin embargo, si miramos el pasado encontraremos que el querer vivir felices y confiados, es una utopía, pues mientras los buenos se relajan quizás en la atención de la familia y sus requerimientos, algunos conspiran para que lo bueno cambie a no tan bueno y hasta a malo.

Los gobiernos que indudablemente concentran mucho dinero y poder, se ven tentados a disponer de parte de ese dinero y para ello de cada obra pública extraen una comisión en contubernio con el contratista, aumentan su valor real, disminuyen su calidad, de modo de lucrarse indebidamente. 

Esto se comporta como un roto en una camisa vieja o calcetín, que empieza chiquito y si no se ataja, grande será.  Para evitar esto deben actuar los agentes que están destinados a vigilar, como los legisladores, la justica, las cámaras de cuenta, etc., pero como hoy se dice, el dinero lo compra todo, y más cuando la justicia tienen parálisis y los congresistas son ladrones, y hay total impunidad, el ejemplo entonces cunde y nadie quiere pasarla de tonto.  De repente entre los miles de casos de los que se acusa al gobierno sin suerte, sucede uno tan notoriamente internacional  que a alguien hay que acusar, y los señalados políticos y por conveniencia, sin pensar que son solo ese grupito, lo cual se sabe que no, que éstos son solo algunas ramitas de ese árbol corpulento de la corrupción, y que faltan los troncos y todas las ramas principales.

Vamos a suponer, que el dinero y el trato VIP que les ofrezcan a estas, más un juicio amañado con jueces ímprobos, más una cantidad de dinero robada del erario sea suficiente, algunos serán condenados para residir en su suite de lujo con tarjeta de entrada, salida y cuantas visitas quieran cuantas veces quieran, climas, comida especial, canal, computadora, celular, etc...

Esta ha sido nuestra historia, también la de otros países, y al cabo vemos que todo seguirá igual, que quizás Leonel, a quien Melvin le pidió que fuera hombre, Danilo y muchos otros mafiosos sigan sin recibir castigo, riéndose y viajando, y hasta escribiendo engañifas.

Varias veces he puesto el ejemplo de cuando llevan a un rico o pobre al médico y le detectan cáncer.  Los médicos recetan operación lo más urgente posible.  Lo abren como vaca, le sacan el tejido canceroso, el tumor, Y TODO EL ENTORNO SALUDABLE (totalmente inocentes y perjudicado) pero que podría estar contaminado con una o varias células malas, y luego lo cosen, y le siguen los tratamientos de QUIMIOTERAPIA Y RADIACIÓN QUE SON VENENOS, supuestamente para curarlos completamente y darle vida, lo cual es un contrasentido.   La idea es que viva, pero no dos años.  Hay que ver las estadísticas.  Personalmente yo pasé por esto hace casi 3 años, excepto que me rehusé a la quimio y radiación y aquí sigo.  No es fácil torear a familiares y amigos con esta decisión.  Se olvida que el ser es Cuerpo, Mente y Espíritu y por supuestamente salvar el cuerpo matan la mente y el espíritu y todo se acaba junto.  Para esto ni para los buenos hay Derechos Humanos.

Lo mismo que pasa con un enfermo de cáncer, pasa con un terreno en que se quiera sembrar por ejemplo frijoles.  Para que prosperen y sea una buena cosecha, hay que eliminar de raíz las hierbas malas, no dejarlas, con cero tolerancia, pues se comerán gran parte del abono, el agua, los nutrientes de la tierra, el aire, la ahogarán y competirán con estas en su provecho, lo que no permitirá una cosecha.  Se habla de campo perdido, no fue cuidado, ni deshierbado.

Así la sociedad tiene que eliminar sus hierbas malas.  Que no dañen a las buenas plantas, que no le quiten su tranquilidad, le roben, lo engañen, etc.

En el caso de las personas, estas generalmente pueden escoger si son buenas o malas.  Quien delinquió sabía lo que hacía, a que se exponía, no basta excusas ni cuentos, son mentiras, no le importaron sus familiares, esposa, hijos.  No basta con apartarlas en centros perversos, escuela de delincuentes, pues cuando salen, además de violados resentidos, son expertos en delincuencia y toda la sociedad estará expuesta.

Otros países han encontrado solución similar a los dos ejemplos que he puesto y hoy están en la cúpula de los países del mundo.  No importa si los culpables son pobres o ricos, políticos o civiles, hombres o mujeres o de los otros.  Cuando este cáncer se extirpa se acaba la pobreza.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.