En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

El deporte, un derecho humano

Como hemos visto, la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte de la 20ava Conferencia General de la UNESCO  no tiene efectos vinculantes entre los Estados. Sin embargo, ella y los instrumentos jurídicos que previamente hemos señalado fueron creando la conciencia de la necesidad  de – por lo menos- colocar este derecho en las legislaciones positivas. Es que durante mucho tiempo primó  la tesis de que lo que no estaba consagrado en una ley no era derecho.

La  Organización de la Naciones Unidas (ONU) dio un paso bastante significativo en la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. En este convenio los Estados signatarios sí se comprometían y, por tanto, se vieron en la necesidad de elaborar políticas públicas en ese tenor.

Luego muchas legislaciones se hicieron eco de esta realidad, hasta llegar a formar parte de muchas textos constitucionales de Europa y América. Sin lugar a dudas esto fue un paso trascendental. Sin embargo es bueno señalar que en la mayoría de los casos solo se refiere de manera enunciativa a la obligación de los Estados de fomentar y subvencionar la práctica deportiva. Veamos lo establecido en nuestra carta magna:

Artículo 65. Derecho al deporte. Toda persona tiene derecho a la educación física, al deporte y a la recreación. Corresponde al Estado en colaboración con los centros de enseñanza y las organizaciones deportivas, fomentar, incentivar y apoyar la práctica y difusión de estas actividades. Por tanto:

1) El Estado asume el deporte y la recreación como política pública de educación y salud y garantiza la educación física y el deporte escolar en todos los niveles del sistema educativo, conforme a la ley. 

2) La dispondrá los recursos, estímulos e incentivos para la promoción del deporte para todos y todas, la atención integral de los deportistas, el apoyo al deporte de alta competencia, a los programas y actividades deportivas en el país y en el exterior.

Estamos aquí frente a un grave problema en el terno práctico, pues en los casos de violación  a este derecho no se establecen los mecanismos legales tendentes a buscar las soluciones de lugar.

En la mayoría de los países las soluciones vinieron de la mano de la jurisprudencia, es decir, de las decisiones emanadas de los tribunales, que conforme se fueron presentando los casos fueron buscándole “un bajadero” jurídico a las soluciones puestas a su conocimiento. En principio, la gran mayoría de las soluciones dadas por los tribunales llegaron en el sentido de vincular el derecho al deporte – no claramente normado y en algunos casos poco entendido- con el derecho a la salud y/o a la educación, que sí contaban con normas legales que facilitaban esos reclamos.

Hoy día pocos de los conocedores de las ciencias jurídicas  niegan al derecho deportivo su condición de derecho humano. La meta ahora es conseguir que ese pensar permee a toda la sociedad.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Jurista, con especialidad en Derecho Laboral e Internacional, egresado de la UASD y de la Universidad de La Habana, animador sociocultural y poeta, autor de Confeso Pecador (poesía), Jungla de Mitómanos (ensayos) y Días sin Dios (novela sin publicar); presidente fundador de la Unión Dominicana de Jóvenes Artistas.