En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

El deporte, un derecho humano

La práctica del deporte, a partir de la finalización de la segunda guerra mundial, inició  un camino de ascenso  hasta convertirse en lo que es hoy: un fenómeno  de masas, espectáculo de multitudes. En fin, una realidad social y económica de primer plano.

Como es lógico, esta realidad de orden social y económico – de base –ya tiene su propia arquitectura legal- superestructura, diría en viejo e inolvidable Karl Marx -; a tal nivel que podemos decir que el derecho a la práctica deportiva es hoy un derecho humano.

La noción de derechos humanos es muy vaga y se confunde en la práctica con la de derechos fundamentales. Algunos tratadistas podrían señalar “diferencias”, pero en terreno de la praxis equivalen a lo mismo. Sí, porque de quienes son los derechos fundamentales, sino de los humanos? Por esa razón entiendo improductivo alargarme en disquisiciones propias de Bizancio,  que por cierto no se pusieron de acuerdo en el sexo de los ángeles. Dios mío!!!

Largo ha sido el camino recorrido para que la práctica deportiva llegara a ser considerada como un derecho humano. Justo es decir que aun en la actualidad muchos le regatean esa condición, pero en estos artículos quedara demostrado con claridad meridiana tal condición.

Historia 

Podemos decir que en la Conferencia de Ministros Europeos  de Deporte  celebrada en Bruselas en el año 1975 se encuentra el primer intento serio de reconocimiento  de la calidad de derecho humano a la práctica deportiva, cuando se afirmó en el documento resultante de dicho conclave  que “todo individuo tiene derecho a participar  en el deporte”.

Luego,  el 21 de noviembre  durante la 20ava Conferencia General de la UNESCO  se aprobó la Carta Internacional  de la Educación Física  y El Deporte. Este, podemos decir,  es uno de los pasos más significativos  para el reconocimiento del derecho al deporte como un derecho  humano. En el artículo primero de dicha carta se establece  que “la práctica de la educación física  y el deporte es un derecho fundamental para todos… todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación  física y al deporte”.

No cabe dudas de que, teniendo – como tiene - la UNESCO  entre su staff a brillantes pensadores, los mismos conocían la amplitud del concepto  de “Derechos fundamentales “.y su equiparación con el concepto de Derechos Humanos.

Esta carta, sin embargo no tiene efecto vinculante entre los estados  por no alcanzar la categoría de tratado. Es decir, los estados no adquieren con su firma  una obligación  en estricto sentido jurídico, por tratarse más bien de una especie de declaración de voluntad. Sin embargo, es necesario señalar que este fue un gran paso, pues allanó el camino para que posteriormente este derecho encontrara espacio, tanto en las normas adjetivas, como – posteriormente- en las normas sustantivas de muchos estados, incluido la República Dominicana.

En 1996 la Carta Olímpica  adoptó como uno de sus principios  fundamentales (el 8vo), el hecho de que “la práctica deportiva es un derecho humano”.

Como hemos visto, los textos anteriormente  señalados carecen de carácter vinculante, y por tanto, no son de cumplimiento obligatorio; sin embargo radiografiaron el sentir  del reconocimiento de la práctica deportiva como un derecho humano.

En la segunda parte de esta entrega explicaremos cómo se produjo el transito hasta llegar a la positivización, es decir, hasta convertirse el ley ese derecho.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Jurista, con especialidad en Derecho Laboral e Internacional, egresado de la UASD y de la Universidad de La Habana, animador sociocultural y poeta, autor de Confeso Pecador (poesía), Jungla de Mitómanos (ensayos) y Días sin Dios (novela sin publicar); presidente fundador de la Unión Dominicana de Jóvenes Artistas.