En esta esquina

El objetivo fundamental de esta columna es convertirse en el primer espacio de la prensa dominicana – y creo del Caribe- especializado en el área del derecho deportivo, aunque en la misma también encontrarán espacio, temas de antropología, actualidad, literatura y sociología de los mass media.

En el altar de lo mass media, democracia y medios de comunicación (1 de 2)

“Comunicar es siempre una manera de actuar sobre el otro o sobre los otros”, Michel Foucault

La democracia, esa ficción colectiva que Borges tildara de “abuso de la estadística” está en peligro.  Armand Matterlard, plantea que el peligro fundamental viene por la colocación de los aspectos tecnológicos y de mercado por encima de cualquier proyecto social y político.  De hecho, Giovanny Sartori, ve que después de la democracia, como la conocemos en Occidente, haber “vencido” al marxismo, “ahora se enfrenta a sí misma y a sus propios monstruos”.

Para muchos, este invento de la ingenuidad griega, es un ser, no un siendo.  Es decir, que no la consideran sujeta a los demonios del cambio y por tanto no peligra.  Nada más errado, como errados quienes la consideran un conjunto de procedimientos y no un régimen político que tiene consigo una concepción sobre el hombre y sobre los objetivos de sus instituciones.

Decir que en el tiempo de la Internet, los medios de comunicación son una amenaza a la democracia, de seguro será para muchos un absolutismo, de la misma magnitud que el de plantear el fin de la historia.  Sin embargo, y tras Thomas Friedman anunciar, luego de los acontecimientos del 9/11, el regreso de la historia de sus vacaciones, que obligaron a Fukuyama a explicar su visión sobre “la historia”, hasta el absolutismo ha descendido a la categoría de lorelativo.

En las últimas tres  décadas ha  crecido la concentración del capital en pocas manos, esto debido, en gran medida, a las revoluciones tecnológicas de la información.  Y tal y como plantea Ignacio Ramonet “en esta nueva era de alienación a la hora de la “World culture”, de la cultura global y de los mensajes planetarios, las tecnologías de la comunicación – y los medios, agrego yo – juegan más que nunca un papel ideológico central para amordazar el pensamiento”.

Si, la concentración en pocas manos de los medios de comunicación, se erige como una amenaza rodasea a la democracia.  Esta amenaza viene dada, básicamente, por el hecho del lavado cerebral que los medios se han encargado de operar en las grandes mayorías.  Si nuestra democracia, básicamente, se limitan a posibilidad de elegir a los gobernantes y ese hecho está perneado por un lavado cerebrar colectivo operado por los medios, valdría la pena preguntarse si esto es realmente democracia, pues hasta en su génesis está cuestionada.  Ello así, porque la democracia es un sistema que debe tener su génesis en la libre  voluntad  del pueblo.

En manufacturing concept, Noam Chomsky y Eduard Herman, plantean con claridad meridiana, que la función principal de los medios de comunicación es entrenar y condicionar a las personas para que sean fieles al orden social y político establecido.

Los medios han ayudado a resolver un grave problema a las clases élites de la sociedad: sus propietarios.El problema surgió, a principios del siglo XX con la conquista del derecho al voto, en los grandes países, pues al “las masas irredentas o enemigo público” tener la posibilidad de elegir a los gobernantes y ser una apabullante mayoría y la imposibilidad de controlarlos por la fuerza, había la necesidad de controlar su pensar.  Como al “enemigo público”, según expresa Alexander Hamilton, hay que “domesticarlo o enjaularlo” y como  la posibilidad de lo segundo quedar ahogada en el mar de la otredad, hoy asistimos a la función de la domesticación.

Conquistadas las almas y puestas al servicio del nuevo Dios (Gobierno, partido oficial y grandes ricos, en nuestro caso), los medios centran sus esfuerzos en convertir a toda la nación en otra Bizancio.  La ironía del mismísimo Marshall MacLuhan, creador conceptual de “La Aldea Global” ilustra muy bien este fenómeno: “la libertad democrática consiste, sobre todo, en olvidar la política y en inquietarse más bien por los peligros que nos crea la caspa, el afeitado difícil, los intestinos perezosos, los senos caídos, los problemas dentales y la sangre “casada””.

Mientras que siga sonando el aleluya de Haendel y coro subliminal cantándolo loas a quienes detentan con infame unanimidad todos los estamentos del poder. Prendámosle velas a los  nuevos dioses del parnaso dominicano. Claro que no es porque no hay luz monseñor!

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.