Desde La Habana


Casa tomada

Si, como se afirma, Donald Trump es imprevisible, su toma de posesión no lo fue. Para nada. Su discurso inaugural resume, como una especie de comprimido muy bien articulado, el núcleo duro de su filosofía política, si se le puede llamar así: primero, una mezcla explosiva de proteccionismo y nacionalismo. Luego --y correlativamente-- un aislacionismo renovado, consistente en focalizarse en los asuntos internos, la prosperidad y la seguridad de los Estados Unidos. A todo eso sus estrategas le denominan make America great again, mantra tomado de Ronald Reagan durante una famosa Convención republicana de 1980. También volvió a hacer gala de un anti-establishment que es --para decirlo en criollo-- más rollo que película, desmentido, entre otras cosas, por la escogencia de un gabinete de millonarios conservadores procedentes de instituciones y pulpos como Wells Fargo, Exxon Mobil y otras transnacionales, el verdadero poder tras bambalinas, sean elefantes o burros quienes se instalen en la Casa Blanca.

Predecible, igual, por su maniqueísmo, idéntico al del torneo electoral. El pueblo contra las élites. El país contra el extranjero, una concreción específica de ese aislacionismo y uno de los corsi e ricorsi de la política norteamericana desde los fundadores de la nación. Y mundo civilizado vs. incivilizado, lo cual plantea el problema de sus paradigmas y parámetros, evidentemente ceñidos a Occidente, la vieja asunción colonial estudiada de manera insuperable por Edward Said en un libro clásico. Y predecible, asimismo, al hablar en nombre de los olvidados, una de las bases de su ascenso al poder partiendo de problemas, iras y frustraciones en la tierra prometida del excepcionalismo, donde todos los sueños son posibles a condición de trabajar duro, portarse bien y cumplir las leyes. Con esto, dio en el centro de la diana. Los demócratas apenas lo vieron y se fueron por el lado equivocado.

Ha jurado su cargo el presidente sin precedentes. Desembozadamente racista. Impúdicamente misógino. Virulentamente antinmigrante. Abiertamente antimusulmán. Uno que ha nombrado como su estratega jefe a un conspicuo miembro de la llamada derecha alternativa, eufemismo que designa el supremacismo blanco de El nacimiento de una nación. Y que se ha sentado en la silla en colisión con sus propios órganos de inteligencia, a los que de hecho ha descalificado. Pero en este punto quizás valdría la pena detenerse a examinarlo, aun en medio sus delirios --uno de ellos, por ejemplo, autocalificarse como “el mayor generador de empleos que Dios ha creado” durante una conferencia de prensa, otro de esos shows donde casi se llega a echar de menos un reguetón como sonoridad de fondo. Una de las guerras más recientes se orquestó en 2003 apelando a unas armas de destrucción masiva que nunca existieron. Otra en 1990, allá en el Golfo, con tropas iraquíes matando niños en incubadoras, uno de los mayores ejercicios de manipulación en la historia norteamericana, en el que intervino un eficientísimo aparato de relaciones públicas para lanzar el producto al mercado, envuelto en celofán humanitario. La de Vietnam se fabricó con el incidente del Golfo de Tonkín (1964), desmentido años más tarde por un activista del Pentágono, de esos que ahora llaman wistleblowers, una especie de abuelo de Edward Snowden que contribuyó, a su modo, a la aplastante derrota de un ejército moderno y sofisticado a manos de tropas campesinas del Sudeste Asiático.

Y nada de diversidad, ni multiculturalismo. Ni un solo latino/hispano por allá arriba, lo cual contrasta sensiblemente con las prácticas administrativas de últimos treinta años, republicanas o demócratas. Dos datos adicionales hablan por sí solos: 13 de los 15 miembros del gabinete propuesto son hombres blancos. Y solo cuatro mujeres. Para justificarlo, Trump y su equipo le han ordenado a uno de sus orgánicos salir con el mensaje de que no era “cuestión de color de la piel o de origen, sino de seleccionar “a los mejores y más brillantes”, uno de los argumentos clásicos que de un tiempo a esta parte se vienen utilizando en este país para desmontar la acción afirmativa, una de las conquistas del movimiento por los derechos civiles de los 60.

 Ese mismo prisma ilumina la puesta en escena de la inauguración y sus códigos. Allí estaban como público, abrumadoramente, quienes una vez se bajaron del Mayflower. Blancos como la nieve. Los que aplaudían y vitoreaban. El coro mormón, tan cristalino. La rubiecita de ojos azules cantando el himno. Hasta la música, donde el country señoreó. WASP, les llaman. Esa es, a no dudarlo, la América de Trump; lo que se afirme en sentido contrario, solo retórica y hojarasca. Otra movida de péndulo respecto al primer presidente afro-americano, tan denotativa como las acciones ejecutivas que acometió apenas instalado en el poder y en medio de un elemento de profundo contenido simbólico: las cortinas carmesí al fondo de su escritorio en la Oficina Oval han sido reemplazadas por unas color dorado. El mismo de su Torre en Nueva York.

La Casa ha sido tomada. Tiene prisa. Quiere demostrar que lo suyo va en serio. No más palabras. Es la hora de actuar.

Entra con el menor índice de aceptación de un presidente en los tiempos modernos.

“Esta carnicería americana se detiene ahora”, dijo en su primer discurso.

La oposición popular cree lo contrario.

Y ya desde el primer día se ha lanzado a las calles.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Alfredo Prieto - Escritor, investigador, editor y periodista cubano. Graduado de Lengua y Literaturas Hispánicas, trabajó,entre otras instituciones de reconocida solvencia acadèmica, en el Centro de Estudios sobe América (CEA) como jefe de redacción de Cuadernos de Nuestra América e investigador de su Departamento de América del Norte. Actualmente labora en Ediciones UNIÓN, que publicará próximamente su libro Ensayos para 7 Días.