Oye País


'Ni amigos ni enemigos...'

"Los Estados Unidos no tienen amigos ni enemigos... tienen intereses". Corría el otoño del 1969 cuando escuché esta declaración por primera vez, de boca de Robert Berrellez, el veterano periodista de Associated Press, cuando conversando en el lobby del hotel El Embajador, por segunda ocasión, me advertía sobre los entretelones que debía conocer en el camino que emprendía como corresponsal de AP en Santo Domingo.

Durante mis 22 años de corresponsal internacional, 1969-2002, escuché esta aseveración de muchos periodistas de la AP, de funcionarios, civiles y militares, de la Embajada de Estados Unidos en el país y no pocas veces de políticos en la convulsionada Centroamérica, en Haití, en Estados Unidos y aún en la propia Cuba, durante los duros años de la postrimería de la guerra fría. Las experiencias de 48 años como periodista me lo han confirmado.

El presidente George W. Bush involucró a Estados Unidos en una guerra sin sentido en Irak, pero que dejó contratos por US$39,500 millones a las empresas del entonces Vicepresidente Dick Cheney. Roger Noriega, el flamante ex secretario de Estado para América Latina y ex embajador de EEUU ante la OEA, por encima de los vericuetos del anti comunismo en que se involucra como parte de los denominados 'halcones de Washington', presiona con garras y uñas por los negocios de empresas de su país, como la de combustibles y/o la construcción de plantas de energía eléctrica.

Brasil desafió el poder económico de Estados Unidos y pretendió, con sobornos y malas artes, 'pasarle por encima' a empresas norteamericanas que ofertaban en el mercado lo mismo que los cariocas. Una presidenta derrocada, un ex presidente y principal líder político con un paquete de cargos por corrupción, decenas de poderosos empresarios en la cárcel o el banquillo de los acusados, varias de las principales empresas brasileñas condenadas a pagar multimillonarias multas por prácticas comerciales ilegales y corrupción. 

Los negocios del Estado dominicano desde hace casi dos décadas con poderosas empresas de Brasil --Embrear, Odebrecht, el Banco de Desarrollo (BNDES)--, han 'entrado en conflicto' con el poder empresarial norteamericano, que al ser 'desplazados', andan 'cobrando cuentas'.

La situación afecta directamente al Gobierno como institución --no importa cuantos presidentes lo hayan representado desde el 2001, cuando se abrieron las compuertas del escándalo--, lo que obliga al Presidente Danilo Medina a echar para adelante los expedientes de sobornos con todas sus consecuencias, pero sin ceder al chantaje, al morbo mediático y la politiquería que exige las cabezas de corruptos favoritos y que piden a la autoridad asumir la velocidad que sobre casos similares, pero con motivos individuales, despliegan Panamá, Ecuador y Perú.

De ahí, entonces, la trascendencia de los pasos dados por el Presidente Medina al poner en manos de comisionados de la sociedad civil un proyecto tan importante como controvertido, el de la planta de energía eléctrica de Punta Catalina, y de la marcha que llevan las indagatorias que realiza el Procurador General, Jean Alain Rodríguez, en pos de determinar los detalles y responsables de los alegados pagos que por unos US$92 millones confesara la Odebrechet haber dado en República Dominicana como soborno a favor de ‘facilitar’ sus operaciones en el país.

Deberá haber consecuencias. Eso espera la sociedad, pero repito, sin corruptos favoritos ni el ‘pan y circo’ a que la jauría apuesta.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista. Fue director del vespertino Ultima Hora (1992-2003), director del diario El Expreso (2001-2003), Corresponsal de The Associated Press (1968-1992), Vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa y miembro de la Junta de Directores de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) (1994-2003), Director del Semanario Diario@Diario y del periódico electrónico diarioadiario.com, Director de la Agencia de Noticias y Temas Nacionales (ANTENA) (2006-2012), Productor y Conductor de los programas de televisión Diario de la Noche, Diario de la Mañana, Amanece 23 y Oye País.