Palabras Libres

Este es un espacio catártico. (Es que hay palabras que luchan por salir; que son tercas, empecinadas, que si no son dichas mueren por la tristeza de no haber dicho lo que tenían que decir).

Incesto: cuando una niña tiene que dar a luz al hijo de su padre

Su papá comenzó a violarla sexualmente cuando ella tenía ocho años. A los 13 tuvo que dar a luz a un hijo que nunca deseó: a su hijo hermano; al hijo de su padre.

Pero su padre no sólo la violó a ella, sino también a sus otras dos hermanitas menores. Desde que cumplían los 8 años, el hombre que estaba llamado a protegerlas, a educarlas, a amarlas, comenzaba a violarlas. Las golpeaba y las amenazaba con matarlas a ellas y a su madre si hablaban. La madre, quien también era golpeada por el hombre, trabajaba en una casa de familia y era ese tiempo que el papá de las niñas aprovechaba para violarlas.

“Nos metía a una habitación y nos pegaba con una correa y nos decía que iba a matar a mi mami y luego a mis hermanitas si yo decía lo que pasaba”.

Desde que la niña (a quien llamaremos X* ) se dio cuenta de que estaba embarazada rechazó lo que llevaba dentro. Simplemente, -y así me lo dijo en una conversación que tuvimos- no quería ser madre a su edad y mucho menos del hijo de su papá. En ese momento -me contó- también sentía miedo de decirle a su madre lo que le pasaba. Pero tuvo que seguir con ese indeseado embarazo. No tuvo otra opción que parir al hijo del hombre que bajo violencia psicológica, física, bajo amenazas, la violaba.

Al pasar el tiempo ese embarazo no deseado comenzaba a crecer, y como no quería que se supiera quien era el responsable de su estado, se fue a vivir con un chiripero que le triplicaba la edad.

Poco después la hermana del medio, para huir de las sucias y aberrantes garras de su padre, se fue a vivir con un jovencito igual que ella… y luego con otro, y al final, con otro (todo esto antes de alcanzar los 16 años).

Un año después la más pequeñas de las niñas se atrevió a denunciar a su padre violador que ahora cumplen una condena de 20 años de cárcel (y desde la prisión aún las amenaza).

El incesto y el embarazo en adolescentes por esta causa es, tristemente, más común de los que pensamos y de lo que dicen las cifras oficiales. De acuerdo con las estadísticas de la Procuraduría General de la República en el período enero- mayo de este 2016 se habían reportado 70 casos de incesto.

Este informe aclaraba que no estaban incluidas las unidades de las provincias de San Francisco de Macorís, Moca, Valverde y San Juan de la Maguana. Es decir, son muchos más los casos judicializados por este delito..

X nunca aceptó el embarazo (¿se le puede culpar?) y nunca ha demostrado amor al hijo que dio a luz (¿se le puede culpar?). Desde que nació se lo entregó a su madre. Recientemente el hijo fue diagnosticado con Trastorno por Déficit Atención e Hiperactividad (TDAH).

*Para guardar la intimidad de estas jóvenes fueron omitidos sus nombres, la ciudad donde viven y la cárcel donde cumple condena el padre violador.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.