Solo una idea

Un espacio para abogar por la justicia social y la libertad en esta patria: la humanidad

Los desaliños de la ministra Ligia Amada Melo

En cualquier sistema democrático, el nuestro es simplemente permisivo, la ministra de educación superior -Ligia Amada Melo- hubiera renunciado.

Con una insensibilidad absoluta, esta señora se da el gusto de maltratar a una estudiante destacada de la UASD-Nicky González- sencillamente porque usa el pelo como mejor le place, lo cual es su derecho. Pero, lo que es peor, porque usa el pelo de acuerdo con su constitución genotípica: la chica, como el 90% de los dominicanos, es afrodescendiente.

Aclaro que no considero una virtud usar el pelo de una u otra manera. Quien lo quiera liso, perfecto, tanto como quien lo quiera rizo. En todo caso la preferencia es un síntoma y no la enfermedad. Pero rindo homenaje a quien en un país tan racista y avergonzado de sí mismo como República Dominicana, decide mostrar sus atributos físicos naturales a contrapelo de los estereotipos arraigados, tan arraigados que una ministra nada más y nada menos que de educación superior, se da el gusto de considerar el pelo rizo como un hándicap para obtener una beca para una maestría.

La ministra ha querido aclarar el asunto argumentando que nunca se refirió a la condición racial, sino al “desaliño” de la joven. Es decir, que esta persona que tenemos como ministra -repito, de educación superior- decide una beca a una joven dominicana por lo que ella considera un buen “aliño”. Creo que la ministra padece de un desaliño estructural.

¿Cuántas veces ha pasado esto antes? ¿A cuántas personas esta señora ha truncado su futuro por sus prejuicios y atavismos coloniales? ¿Qué hubiera pasado si Nicky hubiera bajado la cabeza, aplastada por las circunstancias?

Pero más allá, de todo esto, ¿qué fuerza sobrenatural mantiene a esta señora al frente de un sistema universitario cada vez más distante de los avances mundiales y en un ministerio que muestra muchas más cicatrices en su cuerpo que muescas en la culata de su revólver?

Es cierto que el PLD es pródigo en mantener ministros sin capacidades. Recordemos un llamado Ministerio de la Integración o algo así con ministro de muy baja escolaridad y un salario astronómico (en un país con hospitales sin recursos básicos). Pero al menos el ministerio de marras es una botella pura y simple, sin incidencia en nada importante. El de Ligia Amada Melo no lo es. Es un ministerio vital para el futuro del país, que necesita otra gestión más sofisticada. Al menos de un funcionario(a) al frente que no se fije en el cabello de las personas, sino en lo que tienen debajo de él.

Por todo ello, me uno al coro de voces que piden la salida de Ligia Amada Melo de ese ministerio. Por este asunto, y por toda su historia de incapacidades. Y felicito a Nicky por su valentía. Decía ella, en su página de FB que andaba “con ganas de dar golpes”.

Yo también. Y de vomitar.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.