Solo una idea

Un espacio para abogar por la justicia social y la libertad en esta patria: la humanidad

Bienvenido el Arzobispo Ozoria

Hay muchas razones para creer que el nombramiento de Francisco Ozoria como Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo es un paso positivo para la sociedad dominicana.

La iglesia católica es un actor clave de esta sociedad, por tradición y porque estamos aherrojados por un concordato de estirpe decimonónica. Como todo actor nacional, tiene sus legados positivos y negativos. No es posible dejar a un lado, cuando hablamos de la iglesia, la manera como muchos de sus efectivos se han enrolado en ideales superiores de mejoramiento humano, sea desde la caridad o desde el activismo social. Pero tampoco se puede olvidar que es una institución conservadora cuya alta jerarquía ha estado ligada históricamente al poder opresivo y que mantiene posiciones repudiables frente a temas como el derecho de las mujeres al control sobre su cuerpo y las orientaciones sexuales de las personas.

Pero en las últimas dos décadas, lo que hemos presenciado en nuestro país es una encarnación morbosa de este bagaje reaccionario en la figura del Cardenal López Rodríguez. Quien no solo fue grosero y mal educado -no se trata de un problema de modales- sino que fue un militante sin equívocos contra todo lo bueno que se mueve en el país, y aliado, también sin resquicios, de todo lo negativo, reaccionario y perverso. Incluyendo en esto último su encubrimiento de los desmanes pedófilos del embajador del Vaticano.

Por eso no son casuales las reacciones que han surgido en torno a este asunto, y en particular las defensas a ultranza del legado del Cardenal, elevado al procerato por la derecha nacional. No es casual, por ejemplo, que un bufón ideológico del nacionalismo reaccionario -el PLD y los aliados son pródigos en este tipo de criatura- como Euclides Gutiérrez Félix haya denunciado el nombramiento de Ozoria como una maniobra de los Estados Unidos y contrapuesto su figura a la de López Rodríguez, a quien denominó “un verdadero patriota”.

Yo no esperaría de Ozoria cambios significativos en muchos aspectos de la iglesia católica en nuestra media isla. Nunca más allá de los tibios cambios que hace el otro Francisco en Roma. No fue elegido para subvertir la iglesia, sino para continuarla.

Pero si efectivamente logra articular un discurso piadoso, más cerca de los pobres por los que, según el credo, se inmoló Jesús, ello sería un paso de avance que habría que aplaudir. Si abandona la retórica insensible, los fusilamientos morales, la arrogancia y las condenas implacables contra todo lo diferente, estaría haciendo una contribución crucial a la sociedad dominicana.

Un mensaje que todos necesitamos.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.