Palabras Libres

Este es un espacio catártico. (Es que hay palabras que luchan por salir; que son tercas, empecinadas, que si no son dichas mueren por la tristeza de no haber dicho lo que tenían que decir).

Un caso de pederastia y asesinato que revela los tumbos de una investigación policial

La madre declaró a la Policía Nacional que su hija de 12 años de edad “acostumbraba a tener relaciones sexuales por dinero” con el hombre de 61 años a quien las autoridades atribuyen su asesinato.

Según la Policía, Fausto Antonio Tejada Ramos ahorcó a Andreína Frías el pasado 30 de abril. La niña vivía con una tía en el barrio Las Cañitas, del Gran Santo Domingo.

Este asesinato, que ocurrió en el barrio Los Minas Viejo, debería escandalizar, estremecer a toda una sociedad; pero en República Dominicana no pasa de ser un titular noticioso. Con apenas 12 años, Andreina pasa a ser una estadística más: su carita, su triste historia de vida, son sustituidas por un frío número bajo la clasificación de “feminicidios”.

No me atrevo a pedir a usted que lee este artículo –madre o padre, tía o tío, abuela o abuelo– que cierre los ojos y piense que su pequeña y adorable hija, sobrina o nieta de 12 años es asesinada por un vejete de 61 que podría ser su abuelo. ¿Duro, verdad? (¡impensable!, dirían otros). Y sin embargo, esta es una realidad que se vive en barrios y comunidades pobres del país. El caso de Andreína es la punta del iceberg.

La opinión pública se enteró de este hecho de pederastia porque hubo un asesinato, pero a diario decenas de niñas pobres de República Dominicana son violadas por hombres mayores que podrían ser sus padres, abuelos y hasta bisabuelos, que a la par de ser depravados, se aprovechan de la pobreza de estas niñas. Estos casos no figuran en las estadísticas de las denuncias de la Procuraduría General de la República.

Hace dos meses la culpable era otra

La nota informativa que este domingo 3 de julio colgó la Policía Nacional en su página web dando cuenta del apresamiento del sospechoso Fausto Antonio Tejada Ramos, también debió ser extendida como un acto de desagravio de la joven a quien en principio la uniformada se apresuró a culpar por el asesinato de Andreina.

El pasado sábado 7 de mayo, el organismo informó, a través de una nota de prensa, que había remitido al Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes a una menor de 15 años cuyo nombre omitió “por razones legales”, imputada del homicidio de una niña de 12 años “encontrada amordazada con una soga”, en el sector Los Mina Viejo, de Santo Domingo Este.

La adolescente –de la que por suerte no sabemos su nombre, pues por ley no se puede publicar– fue acusada porque fue la última que vio con vida a Andreina. Así se desprende de los dos últimos párrafos de la nota policial:

“Tanto los familiares de la occisa, como una adolescente de 13 años, cuyo nombre se omite por las mismas razones, señalan a la menor remitida (al tribunal) como la persona que salió junto a Carla Andreina rumbo a la avenida Nicolás de Ovando, del Distrito Nacional, desconociendo su paradero hasta el día que fue encontrada en las condiciones antes citadas”. 

“La adolescente acusada, al ser cuestionada por la autoridad competente, admitió haber estado en compañía de la víctima en la fecha antes señalada, indicando que la dejó en la avenida Nicolás de Ovando y luego se marchó hacia su vivienda ubicada en el sector Simón Bolívar, del Distrito Nacional”.

A pesar de que la joven dijo a “la autoridad competente” que había dejado a Andreina con vida en la avenida Nicolás de Ovando y que se fue a su casa, aún así fue apresada y presentada (de alguna forma) a los medios de comunicación como culpable.

Si bien es buena cosa que, por fin, la Policía haya dado con el sospechoso de cometer el asesinato, a quien identifica como Fausto Antonio Tejada Ramos, no es menos cierto que la joven detenida al principio como sospechosa ha estado privada de su libertad durante dos meses.

Y entonces una piensa, tomando en cuenta que la Policía cometió un error al principio, ¿cuántos jóvenes y adolescentes no estarán presos por delitos que no cometieron? Y si resulta real la creencia de que de la cárcel “salen peor de lo que entraron”, ¿entonces…?

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.