Palabras Libres

Este es un espacio catártico. (Es que hay palabras que luchan por salir; que son tercas, empecinadas, que si no son dichas mueren por la tristeza de no haber dicho lo que tenían que decir).

Una propuesta a la Primera Dama

Estimada doña Candy:

Antes que nada me permito saludarla con el respeto y deferencia que merece la Primera Dama.

Le escribo, doña Candy, porque usted es la persona más cercana a Danilo Medina: almuerzan juntos, ríen juntos, se cuentan infidencias, duermen juntos, en fin... viven juntos, lo que la convierte en una de las personas que más influencia tiene en nuestro Presidente.

Y es que no es suficiente una marcha cada 24 de noviembre; una marcha a la todos los años asisten las mismas funcionarias con un t-shirt negro y un eslogan manido. Los resultados no han cambiado porque se sigue haciendo lo mismo.

En razón de esta “cercanía influenciadora” le propongo lo siguiente: que –una noche de estas– le cuente de viva voz a su esposo de 29 años de casados que a las mujeres dominicanas nos están asesinando, que no hay suficientes casas de acogida, que hay miles de niños y niñas huérfanos y huérfanas víctimas de la violencia contra las mujeres; que hay familias destruidas por el rencor que el asesinato de una mujer causa entre las familias del padre y la madre; y dígale, doña Candy, sobre todo, que la percepción que tenemos las mujeres dominicanas es que desde el Gobierno no se exhibe una voluntad política determinante para frenar o disminuir los feminicidios. Que ni siquiera sabemos si el Ministerio Público y la Justicia hacen todo lo necesario para castigar a los asesinos.

Le escribo, doña Candy, porque este año han sido asesinadas unas 55 mujeres.

Le escribo, doña Candy, porque usted es mujer y madre de tres mujeres.

Le escribo, doña Candy, porque apenas hay dos casas de acogida frente a miles de denuncias que desbordan las fiscalías. 

Algo sintomático que fortalece la percepción de que al gobierno que encabeza su esposo Danilo Medina no tiene interés en enfrentar los feminicidios, es que en la recién pasada campaña electoral, el presidente candidato Medina dijo que su gobierno trabaja por las mujeres adolescentes, “quienes” –dijo– ven el “casarse con un hombre como la única forma de salir de la pobreza, pero se unen a hombres pobres igual que ellas los cuales terminan abandonándolas y terminan siendo madres solteras pobres”. Pero no habló de lo que ha hecho su gobierno, ni lo que haría la gestión que empieza en agosto próximo para enfrentar el problema de los feminicidios en toda la geografía nacional.

Las cifras de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas son consistentes con la falta de una política pública dirigida a enfrentar los feminicidios. Un hecho que confirma esta apreciación, es que cada año los asesinatos de mujeres no se detienen: el año pasado, mal contadas, cayeron 77. Entre 2005 y 2015 ocurrieron 1,078 feminicidios.

Y es que no es suficiente una marcha cada 24 de noviembre; una marcha a la todos los años asisten las mismas funcionarias con un t-shirt negro y un eslogan manido. Los resultados no han cambiado porque se sigue haciendo lo mismo.

Doña Candy, sus paisanas, mueren más por feminicidio que por cualquier otra muerte violenta; también usted es madre y psicóloga estoy segura de que usted sabe las secuelas psicológicas que le dejan a los niños y las niñas el asesinato de su mami a manos de un padre violento.

Le propongo, doña Candy, que con la misma pasión que usted creó y asumió el Centro de Atención Integral para la Discapacidad (CAID) influya para que la gestión de su esposo asuma, con igual entrega, la lucha para parar los feminicidios en la República Dominicana. Porque cada mujer dominicana tiene el compromiso de evitar que la tragedia toque a su puerta o a la de un familiar.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.