Solo una idea

Un espacio para abogar por la justicia social y la libertad en esta patria: la humanidad

El final del pataleo

Así, pataleo, fue como un alto jerarca gubernamental llamó a las protestas de la oposición ante los resultados electorales. Es típico de los funcionarios peledeístas, ahora y siempre, eso de mirar a la sociedad dominicana por encima del hombro. Y a sus oponentes con la arrogancia de los predestinados.

Pero si miramos la vida de frente, habría que reconocer, ante todo, que estos comicios fueron particularmente irregulares. Conteos demorados, partes erróneos, declaraciones oficiales intempestivas han sido la realidad que hemos vivido en las últimas dos semanas. Y que en cualquier otro lugar ya hubieran producido la renuncia del presidente de la Junta Central Electoral. No por racista, xenófobo y arrogante -siempre lo ha sido y demostrado- sino por incapaz. Pero ello ocurriría en cualquier otro lugar con más institucionalidad que República Dominicana, y con otra persona con más pudor de Roberto Rosario. Aquí no sucede, y tendremos que cargar con este funcionario impresentable -y con su salario pantagruélico- por otro tiempo más. Posiblemente hasta el 2020, para organizar bien la continuidad del PLD, sea con Leonel Fernández o con Danilo Medina que vuelve-y-vuelve. Y con ellos la continuidad de la misma plaga funcionarial.

Pero hay que reconocer algo más. Es lícito y legítimo que los partidos opositores reclamen allí donde hay evidencias de fraudes. La glotonería peledeísta no deja lugar para nada, y discute cada pedacito como si en ello le fuera la vida. Pero el triunfo de Medina es innegable. Es difícil hacer un fraude que otorgue una ventaja de 25 puntos. Medina ganó. Lo hizo comprando votos y conciencias, manipulando el tesoro público, colocando a todo el estado en función de la campaña, en todo lo que ha sido un inmenso fraude político, pero no electoral.

Y ganó sobre una oposición terriblemente débil. El PRM logró captar el núcleo duro del voto perredeísta, pero no consiguió captar el voto abstenido y desilusionado, el que fue al PLD a falta de algo menos malo creíble. Su alianza con el PRSC fue un error absoluto que no le brindo nada y le quitó mucho. Pero hasta el momento no he escuchado ningún balance propio sobre el asunto, excepto un exabrupto alegre de Abinader diciendo que habían hecho mucho con tan poco.

Tampoco de los partidos que se ofrecieron como alternativa, en particular la APD con MinoúTavárez y la Alianza País con Guillermo Moreno. La primera obtuvo un resultado menor de lo que todo el mundo esperaba, diría que simbólico. Y el segundo sigue atrincherado en su uno y algo mas por ciento, sin poder capitalizar siquiera una parte del descontento.

Creo que ya es hora de ese balance. Si de lo que se trata es de dejar de lamer las heridas y avanzar hacia el futuro sin esa carga autoritaria y corrupta que es el continuismo peledeísta.  La sociedad lo necesita.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.