Desde La Habana


Como a un hombre blanco I

A mediados de la década del 50 se produjo un boom de estrellas afroamericanas contratadas para animar la vida nocturna habanera, un resultado de la competencia entre los tres grandes cabarets de la ciudad. En enero de 1956 Eartha Kitt (1927-2008), “la primera chica material”, antes de Madonna, actuó en la inauguración del Parisién, junto a otros artistas nacionales e internacionales.

“La mujer más excitante del mundo”, según Orson Welles, que puso a temblar a aquellos Estados Unidos puritanos con “Santa Baby”, tonada de desbordante sexualidad en la que se incitaba a ese gordo bonachón y dadivoso de barba blanca y origen nórdico a “deslizar su sable bajo el árbol, para mí”. Solo para continuar a renglón seguido: “He sido una espantosa niña buena, Santa baby/ Así que apúrate y baja por la chimenea esta noche”. Ese mismo año la actriz y cantante Dorothy Dandridge (1922-1965) se presentaba el Sans Souci, donde sería entrevistada por el joven Guillermo Cabrera Infante para la revista Carteles. A principios del año siguiente una diva, Sarah Vaughan, descargaba en el Sans Souci.

Y Lena Horne (1917-2010) cantaba en el Montmartre --uno de los dominios habaneros de Meyer Lansky-- bajo el influjo de su “Stormy Weather”, cuya versión en español, grabada para la Panart en 1946, había constituido el primer éxito discográfico de la santiaguera Olga Guillot (1923-2010). La mafia había creado una entidad para viabilizar la afluencia del talento artístico a la Isla, la International Amusements Inc., propiedad de Santo Trafficante, Jr. con la participación de secuaces como Normam Rothman, Joe Silesi, James Longo y Joe Stassi. El mismo esquema que operaba en Las Vegas, es decir, halar clientes para casinos, hoteles y cabarets con el gancho de grandes luminarias del espectáculo y la canción. Eso también explica la llegada a La Habana, en 1957, de estrellas europeas como Edith Piaf y Denise Darcel.

Nathaniel Adams Cole, más conocido como Nat “King” Cole (1919-1965) llegó a esta capital en febrero de 1956, contratado por Tropicana, hecho atribuido a la iniciativa del “mago Rodney” y al poder de Martín Fox (¿-1966), quien no era exactamente un hombre de cultura, pero sí una personalidad pragmática que se dejaba asesorar no solo por sus especialistas y técnicos del espectáculo, sino también por la mujer con la que se había casado, Ofelia Suárez, más conocida como Ofelia Fox (1923-2006), graduada de la Havana Business Academy, profesora de inglés, poetisa y primera dama de Tropicana hasta su salida de Cuba, en 1960, para radicarse junto a su esposo en los Estados Unidos, donde pocos años después salió del closet.

Para entonces el Rey era un artista bien establecido. Uno de los principales crooners de los Estados Unidos del momento, junto a Frank Sinatra y Tony Bennet, además de un excepcional pianista de jazz. Tenía en su haber probados éxitos en las listas como “Mona Lisa” (1950, tres millones de copias vendidas), “Unforgettable” (1951) y “Our Love is Here to Stay” (1955), algunos retomados por su hija Natalie en su disco Unforgettable with Love, de 1991.

Llegó en un DC6 Super Constalation de Cubana de Aviación procedente de Miami, en el famoso show de Tropicana en el aire, junto al administrador del cabaret, Alberto Ardura, varios músicos cubanos y la bailarina Ana Gloria Varona, quien durante el vuelo le hizo entonar “El manicero”, harto conocida en los Estados Unidos desde la década del 30. Cole salió a la pista de Rancho Boyeros vistiendo una guayabera y con un par de maracas en las manos. “Para parecer un cubano”, dijo, gesto de empatía que sin embargo denota a las claras la decodificación de la identidad nacional al otro lado del Estrecho, de una impresionante fijeza hasta el día de hoy.

 El cantante se presentaría durante dos semanas en el show “Fantasía Mexicana”, otra de las fastuosas producciones de Rodney con sombreros de plumas en forma de abanico, vestuarios importados de México por un valor de más de doce mil pesos y las clásicas modelos, también conocidas como las diosas de la carne, todas de leche o café con leche, no de ébano. Y con las actuaciones de Columba Domínguez --la actriz mexicana favorita de El Indio Fernández, protagonista de Pueblerina (1948)--, Las D´Aida y la pareja de baile Ana Gloria y Rolando. Cantó 16 canciones. Cuarenta minutos en escena.

Testimonios consultados aseguran enfáticamente que las audiencias cayeron en shock, mesmerizadas por su voz, su presencia escénica y sus habilidades musicales. “Nadie amó los shows de Tropicana más que yo”, escribiría muchos años después Ofelia Fox en Tropicana Nights. “Pero después de oír cantar a Nat “King” Cole, no quería oír nada más”. Lo acompañaban no solo una orquesta de primerísima línea dirigida por el maestro Romeu, sino también varios violines de la Sinfónica Nacional. Un mito viviente en directo. Y un verdadero gol de oro para los ejecutivos del cabaret, que dieron el clásico palo y opacaron prácticamente todo lo demás.

Cuenta Enrique Núñez Rodríguez:

Nat “King” Cole en la pista. Su voz estremecía a las damas. “Nature Boy”, “El bodeguero”, “Quizás, quizás, quizás”. La esposa de un alto oficial, sentada en una mesa de la pista, suspiró profundo y exclamó: -Si me lo pintan de blanco doy un millón de pesos por acostarme con él. Nat “King” Cole siguió cantando y ella bebiendo, y quizás oliendo. Poco después, más excitada, casi gritó: -No me lo pinten de nada. Tráiganmelo así mismo. Y el alto oficial la sacó casi a rastras del paraíso bajo las estrellas. En la pista, Nat “King” Cole, negro como el carbón, entonaba “Unforgettable”

Durante esa visita a Cuba el racismo asomaría su oreja peluda. A Nat “King” Cole no se le permitió hospedarse en el Hotel Nacional so pretexto de problemas con las capacidades, lo mismo que le había sucedido a su compatriota Josephine Baker. Los racismos, sin embargo, no pueden entenderse con actitudes de “corta y pega”, ni antes ni ahora, porque en ellos intervienen, entre otras cosas, mediaciones culturales e históricas concretas. Aparentemente, el color de la piel --por lo menos en personajes de cierta categoría-- no era un problema en el Hotel Presidente, ahí mismo en El Vedado, donde se alojó Sarah Vaughan durante su estancia en La Habana (1957). Sí lo era sin embargo en la crema y nata, en el Country Club: allí, como se sabe, no dejaron entrar al presidente Batista por su condición étnica.

Y por contradictorio que parezca, eso también se ejercía en uno de los cabaretuchos de la Playa de Marianao: se llamaba el Pennsylvania. Al final del día, la negociación y los billetes podían funcionar en la Isla, eventualmente, para cambiar las cosas, a diferencia de lo que ocurría en los Estados Unidos. Frank Sinatra nunca pudo lograr que a su gran amigo Sammy Davis, Jr. lo aceptaran en un hotel durante los años de la segregación. Pero, en Cuba, Martín Fox sí.

Durante su segundo viaje, al año siguiente, Nat “King” Cole pudo hospedarse en ese mismo hotel, algo que el divo había puesto como precondición para cantar de nuevo en La Habana, una especie de reivindicación. Y el guajiro de Ciego de Ávila lo obtuvo debido al impacto social de las presentaciones del cantante y a su cabildeo con la gerencia del Hotel Nacional, por entonces a cargo de norteamericanos. Se había roto el sortilegio: se dice que hasta ese momento el único negro en la joya de la hotelería cubana era un limpiabotas que hacía su trabajo en el lobby correspondientemente ataviado con la vestimenta de un eunuco.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Alfredo Prieto - Escritor, investigador, editor y periodista cubano. Graduado de Lengua y Literaturas Hispánicas, trabajó,entre otras instituciones de reconocida solvencia acadèmica, en el Centro de Estudios sobe América (CEA) como jefe de redacción de Cuadernos de Nuestra América e investigador de su Departamento de América del Norte. Actualmente labora en Ediciones UNIÓN, que publicará próximamente su libro Ensayos para 7 Días.