Mirando la Economía

Un espacio para tratar los problemas surgidos de la interactuación entre economía y sociedad, en especial los dominicanos.

A mí me agredieron en esa esquina

Acabo de leer la información sobre la decisión del juez José Alejandro Vargas de enviar a prisión a 5 delincuentes juveniles que en la esquina John f. Kennedy y la Lincoln, en pleno centro de la capital, se dedicaban a agredir y, sobretodo, a cometer atracos.

El lunes feriado por el primero de mayo, a eso de las 10.30 de la mañana, transitaba por esa vía, de sur a norte a través de la Lincoln para girar en la Kennedy camino a la carretera Duarte a cumplir un compromiso con unos amigos.

La luz estaba en rojo y me detuve detrás de varios vehículos y al lado de otros en los carriles laterales. Andaba en un vehículo grande y alto cuando dos mozalbetes se subieron al estribo de las puertas a intentar limpiar el vidrio delantero sin mi autorización previa. Con la mano derecha hice la señal de desaprobación y moví un poco hacia adelante el vehículo.

Fue suficiente para que alrededor del vehículo se colocaran unos 10 jóvenes, sucios, despeinados y con los ojos dilatados y párpados con ojeras, todos muy agresivos. Levantaban la voz y hacían gestos con sus manos. Al menos uno de ellos tenía un pequeño hierro en la mano, de acuerdo a lo que pude ver. Fueron minutos larguísimos. Pero uno de los conductores colocado atrás y en el carril del lado izquierdo toca de manera repetida su bocina del carro y bajo el vidrio. Me informa que los jóvenes colocados detrás estaban desprendiendo una de las micas traseras, por lo que me bajo del vehículo.

Cuando vieron que bajaba del vehículo, los jóvenes avanzaron sobre mí, pero empezaron a alejarse cuando vieron que no solo me bajaba del vehículo como un tonto, sino que lo hacía pistola en mano.

En efecto, se alejaron y rápido. No tuve que manipular el arma, para nada, vi la mica en su lugar y la luz verde, al fin!, llegó e inicié mi marcha, claro, hasta donde el AMET que estaba allí ese día. Le expliqué lo de la agresión y le pedí que, con su radio, reportara al 911 las acciones de la turba de jóvenes.  O lo hiciera directo a la radio de la Policía.

Su respuesta fue cortante: no vi nada. Me causó mala sensación, empecé a sudar, molesto, pero seguí mi ruta intentando localizar a un oficial de R8 de la Policía, que conozco, para reportarle el incidente y para que gestionara el envío de una patrulla al lugar. No pude localizarlo.

No me extraña que ese AMET tampoco viera la agresión a la pareja de esposos que fue golpeada, agredida y que tuvo la suerte de que antes de que los asesinaran en pleno centro de la ciudad, llegara una patrulla de la policía.

Son muchos casos. No dudo que la banda la coordine el mismo miembro de AMET. Todo sucede en la Viña del Señor.

Mientras tanto, quiero recordar que estando bien joven –y gracias al comandante del entonces Escuadrón contra Homicidios de la Policía en Santiago, que era familia mía, dicho sea de paso- muchos jóvenes pudimos conocer los efectos de las drogas sobre los usuarios. Nunca olvido el efecto sobre la dilatación de pupilas y las ojeras que causan el uso de algunas drogas.

Pienso que esos jóvenes debieron ser sometidos a pruebas de dumping. Al menos cuando el caso me sucedió ellos no estaban en un estado emocional normal.

Pero –repito-, la vida sigue su agitado curso. Hoy podemos contarlo, quizás mañana también.

Es una zona cubierta por el 11 con cámaras. ¿Sirve de algo la tecnología, si el hombre no acciona?

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Doctor en Economía de la Humboldt-Universität zu Berlin. Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad de La Habana. Ha sido docente y funcionario en universidades dominicanas, consultor de empresas y organizaciones privadas, y fue vicegobernador del Banco Central. Ha publicado libros, monografías y decenas de artículos en medios del país y del extranjero.