Para todos

Bolívar Rondón: Esta columna tiene la intención de tratar temas variados, de actualidad, sin dejar de echar una mirada al pasado, siempre con sentido crítico, ético, objetivo y a la vez, presentando viables soluciones a lo planteado.

Debemos empezar a manejarnos mejor

Los dominicanos somos seres especiales, fuera de serie, únicos en la especie humana. Los ejemplos para validar estas afirmaciones son innumerables. En esta oportunidad solamente presentaré unas muestras que al leerlas estoy seguro ustedes certificaran.

Cuando el gobierno construye una vía de las denominadas rápidas como manera de descongestionar el tránsito vehicular, lo que conlleva a eliminar los semáforos en las intersecciones, y juntamente no edifican un puente peatonal para facilitar a los caminantes acceder a la orilla opuesta de la amplia avenida, de inmediato se produce el reclamo, legítimo, y airado de los residentes cercanos a ambos lados de las vías.  

Se espera, que construido el puente peatonal los protestantes suban complacidos las escalinatas de la estructura y crucen sanos y salvos, alejados de los vehículos que veloces se desplazan. Más no es así. Pueden contarse con los dedos de las manos y sobran dedos, aquellos que lo utilizan. Irracionalmente continúan cruzando la vía exponiendo sus vidas y la de los conductores. Y como estampas para ser colocadas en un cuadro de los inmortales, Pablo Picasso, Leonardo da Vinci, Claude Monet, Cándido Bidó y Guillo Pérez, los peatones cruzan por debajo del puente aprovechando la mansa sombra que proyecta. 

Otra particularidad, de nosotros, puros dominicanos, es elevar nuestra enconada protesta cuando hacemos fila en los bancos, aludiendo que nos desplazamos muy lentos debido a que las ventanillas están siendo ocupadas por personas que realizan muchas operaciones de depósito.

Pintorescamente, cuando nos toca el turno queremos obligar a los empleados que nos asisten a que nos permitan más de las tres operaciones bancarias que están estipuladas por cliente, en perjuicio evidente de los que esperan ser atendidos.

En la visita al médico, también nos quejamos, en esa oportunidad porque el galeno ha tomado mucho tiempo atendiendo al paciente que nos precede.

Sin embargo cuando nos toca el turno, nos  olvidamos que otros esperan y no solamente consultamos nuestra dolencia, y por la cual pagamos la consulta, sino que presentamos los problemas de salud de nuestros padres, hijos, hermanos, esposa y hasta de la suegra.

Los líderes políticos agrupados en partidos de los denominados minoritarios, se pasan los días de su vivir criticando al presidente de turno y las ejecuciones durante su mandato: que él y sus acólitos son prevaricadores. Que no ha realizado cambios importantes para el desarrollo del país. Que tienen a los ciudadanos de rodillas por dádivas. Que es necesario un cambio.

Por ser coincidentes en el discurso, se espera que al llegar el momento de cambiar esa realidad que vociferan por tres y medio años, y hasta aturdir nuestros oídos, en vez de aunar esfuerzos, de manera sorpresiva emprenden camino en solitario, a sabiendas no llegarán a ningún lado. 

Para finalizar, presentamos el caso sonoro y actual en torno a la Junta Central Electoral en lo relativo a la implementación del voto electrónico.

Nos pasamos décadas solicitando la implementación de otro tipo de sistema para el conteo de los votos emitidos en las urnas, aduciendo que la manipulación de las papeletas se presta para hacer fraudes, para favorecer a candidatos específicos, como argumentaban en la época del presidente Joaquín Balaguer, donde supuestamente, las valijas donde iban los votos y las actas que los certificaban eran cambiadas en el trayecto a la sede central del organismo comicial.

Luego de comprados los equipos, con una inversión millonaria, dinero salido del erario público, y por ende de los bolsillos de los contribuyentes, y que por años fue una exigencia de partidos políticos y candidatos, para tecnificar el proceso y evitar las supuestas o verdaderas manos perversas que varían la voluntad del votante, y por ende provoca la elección nefasta del que no fue favorecido por la mayoría, ahora no queremos el moderno sistema y pedimos a gritos y a tan solo días de las votaciones sean descartados y retornemos al conteo manual de los votos. Reafirmo: práctica que por más de 40 años satanizamos.

¿Somos o no, especiales, fuera de serie y únicos?

Es por ello que asevero es necesario aunar criterios y dejar de ser tan cambiantes y pensar de manera positiva, integral, no individual como hasta ahora, si es que deseamos provocar cambios reales, y de manera firme construir una mejor sociedad, menos excluyente y por ende más humana. Pienso, para lograrlo: debemos empezar a manejarnos mejor.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.