Solo una idea

Un espacio para abogar por la justicia social y la libertad en esta patria: la humanidad

Clericalismo y homofobia en la política dominicana

La semana política dominicana se abre con una reiteración de la amenaza de los evangélicos -encabezados por el presidente de la Codue, Fidel Lorenzo Merán- en colusión con la alta jerarquía católica, de boicotear a aquellos candidatos que se manifiesten por el pleno derecho de las mujeres al control de sus cuerpos y de la población LGTB a realizar sus vidas en igualdad de condiciones con la población heterosexual.

Afirma Lorenzo -un hombre que saca su sustento y cultiva su poder pastando sobre la pobreza e ignorancia de sus feligreses- que va a colocar listas de políticos disidentes de sus designios homofóbicos y medievales en las puertas de los templos para que los feligreses no voten por ellos.

Con su conocida incontinencia verbal, Lorenzo llama a apoyar a candidaturas de lo peor de la caverna política dominicana. En particular a los candidatos de esos dos ex aliados del PLD -en realidad representantes dignos del peledeismo en acción- que son el Partido Quisqueyano Demócrata (con la tristemente célebre dinastía Wessin) y la Fuerza Nacional Patriótica, el negocio familiar de la familia Castillo, un clan político, difamador y enrolado en cuento acto oscuro ha ocurrido en nuestra historia reciente. Dos partidos que han marcado sus pasos por la administración pública con actos de corrupción y muestras convincentes de ineptitud y mediocridad.

De lo dicho por Lorenzo, dice él que en total acuerdo con sus compartes católicas, me hago algunas preguntas:

La primera la razón para esa homofobia enfermiza. Yo soy heterosexual, y tengo amistades y familiares homosexuales con los que mantengo excelentes relaciones. Nada me hace temer que puedan cambiar mi orientación sexual, lo cual, de paso, ninguno(a) ha tratado nunca de hacer. Pues aunque no considero que ser heterosexual sea más virtuoso que tener cualquier otra orientación o preferencia, me siento cómodo y feliz con la mía. Y creo que es el caso de muchos millones de personas en el mundo, y si es asi, ¿Qué convierte a estos pastores, curas, obispos, cardenales, papás, etc, en seres tan brutalmente homofóbicos? ¿Por qué son tan misóginos?.

¿Que fuerza interna mueve a personajillos como el Cardenal López Rodríguez y el pastor Lorenzo Merán a profesar tal odio a los homosexuales y a las mujeres? ¿Buscan una reafirmación masculina en proceso de resquebrajamiento? ¿Se sienten inseguros? ¿Necesitan ayuda profesional?

Por otra parte, el presidente de la CODUE, Lorenzo Merán, en colusión (repito) con la jerarquía católica, no solo ha llamado a votar por lo peor de la caverna política nacional, sino también en contra de lo mejor. Ha dicho que nadie debe votar por Minoú Tavárez, con su  conocida historia de apoyo a causas justas y humanas; ni por Sergia Galván, una activista feminista de sobrados méritos; ni por Deivis Ventura, un homosexual que ha tenido la valentía  de presentarse como candidato con una agenda que incorpora la aspiración a una sociedad valórica superior e igualitaria.

Como estoy residiendo en Chile, no podré votar ni por Sergia, ni por Deivis, aunque con gusto lo haría. En cambio, alentado por Lorenzo Merán, voy a votar por Minoú Tavárez. Ante todo, porque admiro su trayectoria y valores, que supo mantener tan alto incluso cuando fue militante del antro peledeista (cosa harto difícil). Y porque si alguna duda me quedaba, ahora, con el ataque de esta horda medieval encabezada por Lorenzo y el Cardenal, ya no tengo dudas.

Votaré por la agenda progresista e igualitaria de Minoú Tavárez, sencillamente para que nuestra sociedad sea mejor.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.