Para todos

Bolívar Rondón: Esta columna tiene la intención de tratar temas variados, de actualidad, sin dejar de echar una mirada al pasado, siempre con sentido crítico, ético, objetivo y a la vez, presentando viables soluciones a lo planteado.

La lista de Schindler

La lista referida en realidad la concibió Izhak Stern, judío Polaco, administrador de la fábrica de cacerolas de aluminio esmaltado, del empresario alemán Oskar Schindler, en el getto de Podgórze en Polonia, entre los años 1939 a 1945, en el fragor de la segunda guerra mundial.

Izhak Stern, anotó en ella los nombres de judíos, prisioneros en el getto y los campos de concentración nazi, y convenció a Schindler, comprar su libertad y sacarlos del territorio ocupado por las huestes de Adolf Hitler. Con la acción salvaron a 1,300 judíos del exterminio.

Tomando en consideración los beneficios aportados por la denominada lista de Schindler, deberíamos en la República Dominicana repetir esta acción salvadora de vidas, confeccionando una propia, a la que pudiéramos llamar como: la lista de las clínicas.

En ella deben ser anotadas las clínicas a las que al ocurrir un accidente pudieran llevarnos sin el temor a no ser atendidos adecuadamente por carencias. Debe ser publicada y socializada hasta que no quede por enterarse ningún ser viviente en los 48,442 kilómetros cuadrados de extensión terrestre del país.

Colocar datos de las salas de cuidados intensivos, cantidad de camas y equipos necesarios para la atención rigurosa a pacientes en  estado crítico, si aceptan seguro médico, las compañías y la cobertura requerida.

De esta forma los familiares del accidentado no pasen por el  calvario de ir de clínica en clínica buscando atención y sea rebotado o no admitido al no contar en el establecimiento médico con lo mínimamente necesario para atenderlo, y en ese preciado tiempo se acorte la posibilidad de salvar su vida.

Me pregunto, si no puede el gobierno, garante de la preservación de la vida y salud de los componentes de la sociedad hacer con las clínicas lo mismo que hace la Organización Mundial del Turismo, con las empresas hoteleras, que las clasifica mediante el otorgamiento de estrellas por múltiples y determinantes factores, todos en beneficio de los consumidores.

De este modo, los dueños de clínicas se empeñarían en equipar  adecuadamente sus centros, pues la competencia y el propio estado los dejaría fuera del negocio de no conseguir las estrellas requeridas para operar.

De ser así, los clientes o pacientes tendrían opciones para escoger de acuerdo a sus bolsillos o exigencias, y no como en la actualidad que se les cobra un precio elevado por un servicio de una calidad puesta en entredicho de poca o nula supervisión.  

Es oportuno el momento para explicar que en las emergencias trabajan médicos recién graduados o por graduarse, ganando un salario exiguo, y brindan sus atinados servicios bajo la vigilancia estricta y reglas de la administración, y no tienen potestad para decidir a quién atienden o no. También, para analizar la situación creada, para evitar más muertes como las que a diario acontecen, y solamente nos enteramos cuando el fallecido es un notable,  como, Claudio Caamaño Vélez.

En verdad, Claudio, debió tener mejor suerte a la hora de su infortunio, tras haber sobrevivido a tantas escaramuzas: la batalla del puente Duarte. El asalto al hotel Matum. Y el desembarco guerrillero por playa Caracoles.

Claudio, a los ojos de todos, siempre colocó el bienestar de los demás por encima del propio sin exigir favores a cambio. No hizo, como muchos otros, aprovecharse y recibir cuantiosos beneficios por haber servido grandemente a la patria. En su retiro se dedicó a la agricultura para el sustento propio y de la familia.

Que nos sirva su ejemplo de vida para ser mejores ciudadanos. Y su desgracia, para estar alerta, pues, todos andamos en las calles, de vez en cuando no subimos a una escalera a cambiar una bombilla, y por supuesto entramos a una bañera para asearnos, sería bueno tomar en cuenta un refrán que versa: el que juega billetes o se saca el premio o se pela.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.