Para todos

Bolívar Rondón: Esta columna tiene la intención de tratar temas variados, de actualidad, sin dejar de echar una mirada al pasado, siempre con sentido crítico, ético, objetivo y a la vez, presentando viables soluciones a lo planteado.

Los niños y la campaña electoral

Si un policía de los Estados Unidos encuentra un niño o adolescente en edad escolar vagando en horas de clases por una de las calles que le toca proteger, está en el deber ineludible de detenerlo, y conducirlo hasta la casa de sus padres. En presencia de los progenitores del menor, el oficial tiene además, la potestad de inquirir una explicación al respecto.

Si la respuesta ofrecida no lo satisface, solicita ayuda a los servicios de protección de menores. De comprobarse irresponsabilidad paterna reincidente puede dar como resultado que el niño pase a custodia estatal.

Ni hablar de las consecuencias que se derivan, en los casos que un menor sea agredido, o se queje por entender fueron violentados sus derechos por un adulto, aún sean sus padres.

Es evidente que todavía en nuestro país estamos lejos de lograr estos parámetros.

El introito tiene como intención única promover la salvaguarda de nuestros niños, y encausarlos por el mejor de los senderos siempre llevados de la mano de sus familias, como la necesaria participación gubernamental y el conglomerado social.

En este sentido entendemos que en lo inmediato una de las tantas formas para proteger su presente y salvaguardar su futuro es evitar su participación en el fragor de la presente campaña electoral, que apenas fue abierta a finales del mes de febrero y sin embargo, vemos desde ya la presencia de menores de edad en los denominados  Spot, o comerciales producidos para la televisión que promueven candidatos.

En los mismos, no solamente aparecen niños sin que se oculten sus rostros, como una manera de resguardar su identidad, sino que los mismos tienen una participación estelar diciendo mensajes de viva voz a favor de candidatos que tercian en la misma.

Está claro que los padres de estos menores firmaron un documento autorizando la participación de sus hijos. No obstante, pudiéramos preguntarnos: ¿hasta qué punto, en este caso en particular, es esto legal, prudente o decente, tanto, de parte de los padres como de aquellos que los buscan para hacer los referidos trabajos? 

¡Sabemos que lo niños no votan! En consecuencia no vemos la necesidad imperiosa de que sean colocados en Spot, o comerciales para la televisión tomando partido en una contienda que solamente pertenece a los que si votan: los adultos.

Es evidente, que son utilizados como fuente prolífica de ingenuidad, gracia, y ternura, cualidades propias de los niños, y en algunos casos para provocar sentimientos de compasión, como forma de sensibilizar a los mayores a que tomen una decisión a partir de promesas a cumplir, o reafirmación de las ya cumplidas y de las cuales ellos pudieran ser beneficiarios.

Según consta en la declaración universal de los derechos del niño, del 29 de noviembre de 1959, esta etapa ocupa todo el trayecto desde el nacimiento, pasando por la adolescencia y hasta cumplir la mayoría de edad, que varía según el país. En el nuestro es 18 años.

Sería interesante y de seguro agradaría a muchos, escuchar la opinión sobre el particular de aquellas instituciones sin fines de lucro cuyos representantes escogieron como estandarte la noble, ardua y por demás sensible tarea de proteger y trabajar en beneficio de la niñez y adolescencia. También del Consejo Nacional para la niñez y adolescencia, CONANI, sin dejar de mencionar a los jueces del Tribunal Superior electoral, y sobre todo; de ser posible emprender acciones contundentes para evitarlo.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.