Sin temor... ni favor


Medicina Complementaria, ley y agua de mar

Solo Nicaragua y Cuba se han dado cuenta que para ayudar a su pueblo tienen que ver la medicina y la salud como un pastel muy grande y que el permitir que el dinero, el poder y el contubernio hayan logrado que exista un monopolio real donde solo una parte del saber humano se haya impuesto, sin demostrar tener la capacidad de resolver todos o la mayoría de los problemas, y hasta lográndolo siendo solo una pequeña tajada, ocultando limitaciones y desconocimientos, que cada día desayudan más y se convierten en males tan graves o peores que los que dicen combatir.

Nicaragua, el país del gran Rubén Darío, en una medida inédita en Octubre del 2011 creo la “Ley 774 de Medicina Natural, Terapias Complementarias y Productos Naturales” (https://www.youtube.com/watch?v=4BsYaD8l6vw ), siendo el primer país a nivel mundial que reconoce que nadie es único dueño del conocimiento, de la vida y la salud, y que la vida llegó hasta aquí gracias a algunas de estas Terapias ahora legales, que tienen si acaso no poquitos cientos de años, sino millones con un conocimiento empírico de la naturaleza y sus leyes, que se va perdiendo ante prohibiciones y haciéndonos más pobres, sin saber que nos deparará el futuro y de qué tendremos que echar mano.

Es injusto que la cultura milenaria de la humanidad sea mutilada por centros de poderes, donde la salud se convierte en negocio y la efectividad se retrata en estadísticas que aun maquilladas exponen realidades.

Cuba hace unos meses aprobó una ley similar, aunque desde hace años, dada su falta de dinero y espíritu desarrollista, venían trabajando muy seriamente en ellas.  Luce que la nicaragüense es más amplia.

Las cúpulas dominicanas han estado muy ocupadas en sus afanes monetarios y de poder personal y partidario, para que estas nimiedades les quiten el sueño.

Acabo de ponerles un enlace arriba para que vean y oigan sobre esta ley y un pastel de salud mucho más amplio con la posibilidad de que los pueblos pobres dejen de morirse y ser explotados con medicamentos caros, peligrosos, inefectivos, con reacciones a veces peores que la misma enfermedad que tratan de controlar, raramente curar.

Verán lo que pasa en Haití, África y quien dice que no, en las zonas pobres de nuestro país, que comen galletas de lodo.  Mezcla de lodo, agua, aceite si se consigue, secadas y masticadas para llenar un estomago hambriento que no espera, con minerales, microbios y parásitos, que les hacen parecer gordos, y que se los comen por dentro, cuando están rodeados de mar, que tiene el agua más pura y desinfectada que existe, llena con los 121 minerales de la tabla periódica, con 8.4 pH, con los códigos de nuestra creación hace quizás unos 5,000 millones de años, que no daña sino cura y alimenta.  Los peces se nutren del mar y no tienen enfermedades y menos cáncer.

El agua de mar tiene unos 32 gramos de sales y minerales por litro.  Los fluidos de nuestro cuerpo unos 9-10 gramos por litro.   Todo microbio o desperdicio humano que cae al mar, son destruidos casi instantáneamente por algo que se llama presión osmosítica, que los seca y mata con cerca de 40 atmosferas de presión.  Si no fuera así los mares, nuestras letrinas por siglos, serían una inmensa olla de microbios y patógenos.

No es cierto que el tomar agua de mar tape los riñones, ni que está contaminada, ni que es dañina.  Nos bañamos y tragamos de ella, nos limpia los ojos, la nariz y la piel.    Solo debemos filtrarla como el agua de rio para eliminar arena y basura, que tampoco hacen daño.

Casi vivimos de vender sol y mar al turismo extranjero, no acostumbrado a nuestros patógenos.  Bañistas usan la cloaca de Güibia sin enfermar y el rio Isabela en su desembocadura es la gran piscina de los pobres.

En el aire que respiramos 18 veces por minuto, en cada aspiración entran a nuestros pulmones más de 90 millones de microbios, y aun seguimos vivos sin medicamentos.  No se dejen confundir, lean y razonen.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Vive a horcajadas entre Santo Domingo y Monterrey. Ingeniero electricista del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de esta última ciudad, es un apasionado de la genealogía, tema sobre el cual ha hecho varias investigaciones al alimón. Bloguero y articulista de medios escritos y digitales, se interesa ahora por la medicina alternativa y el biomagnestismo.