Mirando la Economía

Un espacio para tratar los problemas surgidos de la interactuación entre economía y sociedad, en especial los dominicanos.

Ponerle atención al pronóstico de la CEPAL

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) hizo público su pronóstico sobre el crecimiento económico, regional y por países, que en el caso dominicano llama la atención.

De acuerdo al pronóstico de la CEPAL, nuestro país crecería 4.8 % en 2015, un pronóstico a la baja respecto a las estimaciones del Banco Central dominicano y respecto al crecimiento de los últimos años.

Hay que aclarar que CEPAL, en el año, va corrigiendo sus pronósticos de acuerdo a las informaciones que levanta por país. En general, el pronóstico de CEPAL para la región evidencia que, hasta acá, ha llegado el efecto de la recesión mundial.

El pronóstico para América del Sur es bastante pesimista tanto por la recesión mundial como por el efecto de la caída de los precios de las materias primas (petróleo, cereales, granos, cobre, etc.) de la que el subcontinente es un importante suplidor. La caída del crecimiento en China también importa en este caso.

Para el caso dominicano debemos advertir mayor importancia. Un crecimiento debajo del 5 % del PIB implica mucho para nosotros. Tanto en materia de empleo como de sostenibilidad de las finanzas públicas.

Hay razones y fenómenos que pudieran acelerar la caída del crecimiento económico en 2015 en la República Dominicana. Son problemas internos y externos, fenómenos naturales e independientes de las políticas económicas, pero que afectan a los resultados económicos.

Veamos.

En la actualidad, el sector productor de alimentos del país anda muy castigado. Y esos castigos vienen de decisiones humanas y de la naturaleza. Las sanciones estadounidenses sobre la producción de vegetales y frutas del país es una importante razón para reducir el crecimiento del producto nacional agropecuario.

Asimismo, la naturaleza se ha encargado de sancionar a todo el sector agropecuario nacional, más allá de dichas sanciones, con una enorme sequía que reduce la producción y donde no la anula lleva a caída de la productividad.

Un tercer factor de sanción contra el sector productor de alimentos -y exportador en general- es el tema la crisis frente Haití. En el año continúan las tensiones que dificultan el comercio fronterizo y no fronterizo.

Para el dominicano que vive en el país no es difícil advertir que hay una caída de la actividad económica tal y como lo registra la CEPAL. Se siente en los bolsillos, y en los grandes comercios los continuos especiales son reflejo de la necesidad de reactivar las ventas y darle salida a muchas existencias viejas.

El tema del crecimiento a la baja del PIB dominicano debe evaluarse también desde otra perspectiva y me refiero al modelo de redistribución de la renta nacional donde el sector público se ha transformado en el eje de dicha distribución.

Hasta hace poco tiempo, la actividad del sector público generaba crecimiento a través de un aumento de la demanda agregada, pero que el PIB ya empiece a caminar a la baja sin que el peso del sector público pierda fuerza en el ciclo económico es un mal indicador, es un llamado a la reflexión.

El tema lo he tratado en anteriores artículos.

Se trata de que un tercio de la renta nacional anual no permanezca en el país, sino que se marcha a otros mercados de capitales donde radican los acreedores dominicanos. Como somos una nación deudora, debemos pagar el servicio de esa deuda cada año y ese servicio es un tercio de la renta nacional.

Si no crecemos cada año a un ritmo muy superior al que pronostica la CEPAL, hay que esperar turbulencias de todo tipo. El escenario actual, que nos obliga a exportar un tercio de la riqueza que cada año producimos, empobrece y deja al país sin recursos para nuevas inversiones y, como es lógico, sin recursos para seguir creciendo.

El efecto se puede observar en el comportamiento de la base monetaria en la última década. Hay una hinchazón de dinero, mientras perdemos riqueza en una clara exportación de capital.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Doctor en Economía de la Humboldt-Universität zu Berlin. Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad de La Habana. Ha sido docente y funcionario en universidades dominicanas, consultor de empresas y organizaciones privadas, y fue vicegobernador del Banco Central. Ha publicado libros, monografías y decenas de artículos en medios del país y del extranjero.