Políticas sociales

Políticas Sociales tiene el propósito de compartir con los lectores el análisis y las consecuencias de las políticas públicas a nivel local y global, con objetividad e imparcialidad, utilizando las herramientas técnicas que pone a nuestra disposición la ciencia económica.

Combate a la pobreza

Según el secretario de Hacienda de México, el 45 por ciento de la población de ese país vive en la pobreza. Lamenta que durante dos décadas se hayan invertido muchos recursos presupuestarios para combatir ese flagelo del sistema capitalista para que al final de la jornada no se logre cambio alguno. Tiempo y dinero invertidos en vano. México es la segunda economía de la región de América Latina y El Caribe, después de Brasil,  y ambos naciones figuran entre las primeras 20 economías del mundo.

Los programas de ayuda social condicionada de México y Brasil se vendieron como la panacea para erradicar la pobreza en la región. Al pasar la coyuntura de los altos precios de las materias primas, incluyendo el petróleo, la recesión económica de Brasil demuestra lo insostenible de la afirmación de que durante el boom del crecimiento del PIB un porcentaje significativo de su  población salió de la pobreza. México tiembla de miedo por el temor a que la Reserva Federal de los EE.UU. suba la tasa de interés, previendo su impacto devastador en los pobres.

Hablamos del aparente fracaso de los programas de ayudas sociales para combatir la pobreza en dos países con fortaleza institucional superior a la nuestra, en los que el sometimiento a la justicia de líderes, como el ex presidente de Brasil, Luis Ignacio Da Silva, transcurre con normalidad. Países que tienen ciertas limitaciones para utilizar los fondos públicos para fines políticos clientelares. En México, tres meses antes del día de las votaciones, está prohibido por la ley electoral realizar inauguraciones de obras públicas y hacer publicidad electoral con las ayudas sociales.

Entonces, que se puede esperar de los programas de ayudas sociales en República Dominicana, catalogados en los informes de desarrollo humano del Programas de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de ser planes oficiales asistencialistas que en nada contribuyen a la erradicación de la pobreza y que los partidos políticos de la oposición dicen que se utilizan de manera clientelar. Recordemos que en un uno de los procesos electorales pasados el dirigente del PLD, Franklin Almeyda Rancier, declaró que ese partido sabía por quién votaría cada dominicano/a, en abierta amenaza al derecho constitucional de elegir y ser elegidos de los receptores de las ayudas sociales.

Llevamos más de 10 años ejecutando la estrategia de lucha contra la pobreza, concebida en el marco de la ejecución del Programa Sectorial Social, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con un 200 millones de dólares durante la gestión de Hipólito Mejía.  No obstante el envidiable crecimiento de la economía, los indicadores sociales no ceden. La pobreza del país supera la del promedio de la región, 40.7 por ciento frente al 28, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) y en pobreza extrema de 20.2 por ciento frente a 12. Con limosnas y clientelismo no se combate la pobreza.

A las preocupaciones de los limitados resultados de los programas de ayudas sociales para combatir la pobreza debemos sumar las inquietudes de la Representante Residente del BID en República Dominicana, Flor Montealegre, respecto al reducido impacto del crecimiento del PIB en la movilidad social del país. Crecer por crecer no tiene sentido. Agréguele que seguimos obteniendo malísimas calificaciones en calidad de la educación. Una población no educada jamás sale de la pobreza.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid y posgrado en Mercados de Valores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.