Galletas y dialéctica

Un espacio para comentar sobre filosofía (política), derecho público comparado y algo más, pero sin excluir la insoportable banalidad del ser. Las ideas presentadas son de la entera responsabilidad del autor.

¿Por qué debemos discutir?

Si hay alguna afirmación incontestable en la teoría y filosofía política democrática, es que en toda discusión y deliberación las ideas siempre van a circular. SIEMPRE. Pero solo a través de la discusión podemos depurar las opiniones y podremos llegar a algo. Por ello, más que demandar el silencio de las ideas, hay que permitir que las ideas u opiniones sigan circulando.

Si usted considera que la opinión del otro está errada, pues replique; si la opinión del otro está basada en desinformación, pues replique; si la opinión del otro es tonta, pues replique; si desconoce algo o no tiene calidad para decirlo, pues replique. Pero no podemos demandar el silencio de las ideas por el solo hecho de que no nos gusten.

Somos el resultado de nuestras experiencias y es imposible evitar formarse una opinión. Si no conocemos las opiniones de los demás no estaremos en posición de entenderlas, de asumirlas o de criticarlas, como ellos tampoco entenderán por qué tenemos una determinada opinión.

No obstante, en nuestras sociedades de hoy perdemos mucho tiempo en querer imponernos al contrario, sin querer convencerlo. Perdemos mucho tiempo en atacar a la persona, sin querer atacar las ideas.

Si usted desea no compartir su opinión, muy bien. Pero, si desea hacerlo, hágalo: atrévase a valerse su propia inteligencia, como decía Kant; pero si usted se atreve, también debe atreverse a que su inteligencia sea contestada por otros. El punto es que debemos combatir las ideas con ideas.

No obstante, en nuestras sociedades de hoy perdemos mucho tiempo en querer imponernos al contrario, sin querer convencerlo. Perdemos mucho tiempo en atacar a la persona, sin querer atacar las ideas. Perdemos mucho tiempo en sarcasmos, sin querer decir las cosas claras. Esto no es discutir; esto no es hablar. Esto no es comunicarse. Discutir significa presentar lo que piensas a la otra persona e intercambiar impresiones, sean a favor o en contra, a veces calmada y otras apasionadamente.

Además, es muy fácil decir "esa es su opinión" o “tienes derecho al desacuerdo” si no nos tomamos el tiempo de entender por qué esa persona opina de una determinada forma. Eso no es democracia, y si lo es, es una democracia condescendiente; ¡esa es la democracia que debemos evitar!

¡Entra en la discusión! ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué cambies de idea? Es posible, pero también puedes mejorar tus ideas o hacer que el otro entienda o comprenda lo que quieres decir.  

La verdad es que nos toma únicamente unos segundos hacernos la siguiente pregunta: "¿Qué es lo que no estoy entendiendo que para esa persona es importante?"(Rawls). Esta pregunta no nos obliga a cambiar de opinión, no nos obliga a renunciar a nuestros principios: sólo nos obliga a escuchar al otro. Y ¿Qué sucede después? La réplica.

El mensaje es claro: debemos dejar ese mal hábito de discutir como si no hubiera mañana. Muchas discusiones van a pasar, otras van a perdurar, pero mañana TODOS tendremos que vernos mutuamente, y si nuestras discusiones solo originan enemistades e insultos, mañana no podremos vernos a la cara. Y si no podemos vernos,  no podremos discutir sobre nuevos temas que nos afectan o nos dividen; y son esos temas que requieren nuestra mayor atención y disposición para entender y discutir a la altura.

Esto no es nada nuevo, lo hacemos todos los días. Aunque no sea fácil, todo lo importante requiere tiempo y esfuerzo. Y aunque a veces todos fallamos en esto, podemos poner el ejemplo para mejorar entre todos.

Podemos ser mejores.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.