Políticas sociales

Políticas Sociales tiene el propósito de compartir con los lectores el análisis y las consecuencias de las políticas públicas a nivel local y global, con objetividad e imparcialidad, utilizando las herramientas técnicas que pone a nuestra disposición la ciencia económica.

En la picota internacional

La República Dominicana ha estado en la picota de la opinión pública internacional en las últimas semanas por temas que en nada contribuyen a la buena imagen a la que aspiramos los verdaderos patriotas dominicanos.  

Preocupa a los organismos internacionales que defienden los derechos de los inmigrantes que se cometan abusos en el cumplimiento del decreto que reglamenta la aplicación de la Ley 169-14 sobre la regularización de extranjeros residentes en el país. Todos los países del mundo, no importa su tamaño territorial, ni el volumen de su PIB, tienen el derecho soberano a establecer las reglas bajo las cuales se aceptarán ciudadanos extranjeros. Eso no lo cuestiona nadie.

Para una parte de los dominicanos, extranjeros ilegales son solamente los haitianos. Las circunstancias nos han permitido visitar países de los continentes asiático, europeo y americano. En todos ellos nos encontramos con dominicanos que nos explicaban las penurias que pasaban por su condición de extranjeros

El temor es que la xenofobia racial que predomina en nuestro país, lleve a que en el proceso de repatriación se vulnere los derechos los inmigrantes. Para una parte de los dominicanos, extranjeros ilegales son solamente los haitianos. Las circunstancias nos han permitido visitar países de los continentes asiático, europeo y americano. En todos ellos nos encontramos con dominicanos que nos explicaban las penurias que pasaban por su condición de extranjeros, pero que no tenían otra opción que rodar por el mundo en la búsqueda de las oportunidades de empleo que su patria no les garantiza ni les abre las esperanzas de un futuro promisorio.

Por esa razón no somos partidarios del odio visceral que estimulan sectores de la ultraderecha, que de lo que más carecen es de ser patriotas y no observan que nuestros hermanos dominicanos emigran a EE.UU. y Europa por las mismas razones que lo hacen los haitianos que vienen aquí en busca de mejor suerte. En un mundo tan desigual, la realidad de hoy día es la emigración de los ciudadanos de países pobres hacia los más desarrollados o de mayor grado de desarrollo. Miremos el grave problema que tiene Europa ahora mismo con la emigración de africanos varados en campos de refugiados, a la espera de que los países más desarrollados acepten su entrada.

Lo peor que le puede ocurrir a un ser humano es que habiendo nacido en un territorio determinado y con el único que tiene vínculos de idioma y cultura se le lleve al de sus ancestros paternos, donde no cuentan con vínculo alguno. Es un drama social del que no quisiéramos ser compromisarios. Problema que tiene sus orígenes en el descuido de los órganos de control migratorio del país, en componenda con el sector empresarial y los políticos que se benefician del desorden.  

Como si el tema de la regularización de los haitianos y su previsible impacto negativo en la economía fuera poco, ocupamos la atención internacional por la detención de los presidentes de las compañías brasileñas   Odebrecht y Andrade Gutiérrez,  acusados de lavado de activos y de otorgar sobornos para ganar las licitaciones en que participan en el continente. Estas empresas brasileñas se han adueñado del mercado local de la ejecución de obras de infraestructura con fondos públicos, ganando las licitaciones con relativa facilidad.

La marcha normal de la construcción de dos las plantas de generación de electricidad de 338.39 megavatios cada una, en Punta Catalina, provincia Peravia,  podría verse afectada si finalmente condenan a la empresa Odebrecht, para cuya ejecución el Congreso Nacional aprobó un préstamo de 2,040.7 millones de dólares, que se ejecuta bajo la modalidad de “llave en mano”, con la promesa de que el presupuesto de la obra se reducirá a 1,945 millones de dólares.   

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid y posgrado en Mercados de Valores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.