Desde el Sur


San Juan, cual sede de un pacto satánico

Todo parece indicar que en vez de “Charlie Charlie” desde San Juan surge “El Reto Félix Félix”. Es cual ese fenómeno que recientemente se volvió viral en las redes sociales. Mientras Leonel Fernández se proclamaba "Guardián de la Constitución", Félix Bautista hacía un pacto diabólico.

Desde el principio vi a Danilo Medina como "reo de la reelección" ante la desnudez moral en que socialmente ha quedado Leonel Fernández. Sin Leonel y sin Danilo el PLD se hunde: “si Leonel no puede asomar a las calles y a los barrios; mucho menos a la boleta electoral: la solución es que siga Danilo”; pensarían los peledeístas que manejan las cifras que arrojan las encuestas.

Y Danilo que, como dicen los sanjuaneros, "no lo pide ni lo golosea; pero si se lo dan, se lo jondea". Esto así sin tomar en cuenta aquello que destacara la activista social, Concepción Arenal: "Las malas leyes hallarán siempre, y contribuirán a formar, hombres peores que ellas, encargados de ejecutarlas". Todos y todas sabemos que promulgar una ley con el mero objetivo de permitir la reelección constituye un adefesio jurídico.

Al mismo tiempo que esto acontece, hago una retrospectiva sobre la figura de Leonel Fernández: cabizbajo, preocupado, y adelgazando la papada; y procedo a cuestionar ¿por qué se lavó las manos como Poncio Pilatos en el juicio que contra su hijo putativo, Félix Bautista, se desarrollaba en la Suprema Corte de Justicia? ¡Y ahora es Félix quien por él mete "su pata" y, hasta tímidamente, pro-reelección, levantó su mano en el Senado!

Recordemos que entonces, ni Margarita Cedeño de Fernández se dedicó a invocar la “Estrella de Belén”, como si de antemano supiera que Félix tenía el camino iluminado; aún cuando el embajador norteamericano, James Brewster, se presentó al despacho del Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito.

“Félix Félix, ¿soy guardián de la Constitución?” Y el espíritu de Félix se prestó a ser artífice del acuerdo entre sanjuaneros peledeistas que, cual pacto satánico, determinó la respuesta: “¡No!”

Y ahora; respecto a la reelección, la señora de Fernández, actuó como si ella ni imaginara aquel discurso conocido como "Yo acuso" de Pablo Neruda, que entonces pronunció en el marco de la publicación de "La Ley de Defensa de la Democracia"; también conocida como "Ley maldita".

También ahora que a ese senador con cara de infeliz, el nombrado Félix Bautista, lo he visto intervenir para hacer arreglos con quienes eran supuestamente sus detractores políticos; es decir, los danilistas, a los que no escapa Domínguez Brito; no podemos olvidar que él fue llevado al banquillo de los acusados por sus adversarios partidarios; y no precisamente por corrupto: ¡el senador de San Juan sigue siendo inocente hasta que se le demuestre lo contrario! Y hasta podría disfrutar; según las circunstancias, del beneficio de "la cosa juzgada". Por lo que impera preguntar ¿hasta dónde llegará este teatro?

Actos tras actos van entreteniendo al pueblo dominicano y, con ello les desvían de pensamientos "impuros" respecto a los problemas reales que afectan hoy más que nunca a la clase media que descendió a clase baja. ¿Y hasta los trompeteros que animaban al pasado senador morado de San Juan, debemos suponer que los conduce el actual senador a manifestar su arte en medio del trance del "juego Félix Félix"?

Y es que así viene actuando Félix, como si olvidara, por ejemplo, que distinto a Chile, el cual es un país cuyo principal socioeconómico es China; la República Dominicana tiene a los EEUU y, en consecuencia, nuestra soberanía es una quimera: dependemos de ese socio principal y, la línea está trazada respecto a la Ley de FATCA y otras más concernientes a los acuerdos comerciales rubricados.

Mientras vemos que al igual que los lápices sobre un cuadrante van indicando diagonalmente un “Sí” "Sí" o un “No” "No" en el “Reto Charlie Charlie”; los políticos dominicanos que desgobernando esta nación, como Félix Bautista o su padre putativo, se han hecho millonarios –lícitamente hasta que la liberación del secreto bancario señale lo contrario-, van saltando de un lado a otro, sin ton ni son: ya no saben si es bachata o es gagá, si es merengue o Jazz, el ritmo que han de bailar.

Y hasta a la alcaldesa Hanoi Sánchez Paniagua la han puesto a brincar desde San Juan de la Maguana a Ecuador, con parada en Panamá. ¡Con parada en Panamá! ¡Ningún problema tendrá!, bueno... siempre y cuando no sea en calidad de emisaria de políticos corruptos que tienen socios por allá: ¡ella no debe perder de vista que eso de estar vinculada a vinculados de corruptos es una tragedia que se pagará con cárcel, confiscación de bienes, bloqueos de cuentas bancarias y demás!

Por el momento puede que a la alcaldesa sanjuanera quien conformar una mancuerna electoral con Félix, la marginaran del plan malévolo; y en consecuencia, la dejaran fuera de la boleta electoral -aprovechando su ausencia-, ¡por osada y no exactamente por conferencista!

Pero por más que brinquen y/o hagan pactos con "el diablo", el mismo que Hatuey de Camps señaló anteriormente, en una real batalla campal antireeleccionista; ¡la suerte ya está echada! Y esta vez tampoco, los peledeístas y sus aliados, podrán acallar la voz del pueblo; amén de que son muchos los políticos que han claudicado ante la maléfica reelección del sanjuanero Danilo -¿con la cual se encubre Leonel?-.

¿Esos peledeistas reeleccionistas son los mismos que podrían llevar la delantera en la lista de corruptos, mafiosos, malversadores de los recursos públicos, traficantes de influencias, relacionados encubiertos de narcotraficantes y demás? Sin temor a equivocación, son los políticos que nos desgobiernan, quienes sobre todo, se las tendrán que ingeniar frente a ese muro de contención que Brewster, en representación de los EEUU, ha denominado: "cero tolerancia a la corrupción"; "muro" que se extiende a través de la red bancaria y las agencias tributarias por toda Latinoamérica y otras latitudes del mundo, de donde no escapa ni el curtido refajo de algunas sotanas en el Vaticano.

En lo que esta inminente realidad toca a los corruptos de esta media isla, no olvidemos ese dicho que reza: “el que se está cayendo hasta de un clavo ardiendo se agarra". Por ahí podríamos justificar ese “Sí” y ese “No” de Leonel Fernández, como quien consultara exactamente a ese hijo al que de algún modo le negó respaldo en los tribunales: como padre y como abogado.

Pero que ante el aprieto en que en la actualidad, el mismo "León" se encuentra, frente a los vientos intensos que soplan o a la manada que se rebela; y como quien se aferra a fuerzas extrañas -no a Liborio- al compás que acude a los brazos de su hijo putativo y, con la habilidad que lo caracteriza, procede a retarlo: “Félix Félix, ¿soy guardián de la Constitución?” Y el espíritu de Félix se prestó a ser artífice del acuerdo entre sanjuaneros peledeistas que, cual pacto satánico, determinó la respuesta: “¡No!”

 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.