Un inicio legal

Me propongo hablar sobre temas actuales, pero desde el punto de vista de nuestras leyes, con lo cual busco que el gran público tenga una noción de que todo lo que le sucede está regulado por la Constitución y las leyes adjetivas, reglamentos y ordenanzas municipales.

Réquiem por la reelección de Danilo

La sentencia recién evacuada por el honorable magistrado de la Suprema Corte de Justicia Alejandro Moscoso Segarra, mediante la cual dicta un auto de "no ha lugar" en favor del senador por San Juan honorable Félix Bautista, liberándolo con ello de toda responsabilidad en los supuestos actos de corrupción que se le endilgaban, le ha dado el golpe de gracia a las aspiraciones palaciegas de modificar la Constitución para insertar la reelección presidencial, y, de paso, manda un claro mensaje a todo el país sobre el estado putrefacto de nuestra institucionalidad democrática e indica hacia dónde nos quiere dirigir como nación un grupo de ciudadanos que han perdido los estribos y el pudor.

Corría el año de 1990 cuando el PLD exigía a voz en cuello la renuncia del presidente Joaquín Balaguer acusándolo de cuantos actos de corrupción supuestamente se cometían en el país, y digo supuestamente porque ninguno fue demostrado en los tribunales. De paso, editó un álbum de la corrupción para acusar a los funcionarios de entonces de cometer cuantas atrocidades hoy se les endilgan a personeros del partido oficial de gobierno.

Pero todo ese discurso cambió a partir de aquel día en que el zorro de la política nacional le preguntó a sus acólitos, según el periodista José Rafael Vargas: "¿Y el muchacho de Juan, qué tal?". Luego de escuchar la lectura de aquellos dos párrafos redactados por el hoy honorable senador mocano, señaló que ese sería el próximo presidente de la república. A seguidas se firmó un pacto político y se hizo un acto público en el cual se sellaba una alianza entre los corruptos coloraos y los moralistas morados que echó por el retrete el discurso moralizante de los últimos y abría las puertas del Palacio Nacional a un bisoño que en su vida había ocupado cargo alguno.

Pasado el primer gobierno peledeísta y perdido el poder, pese a haber hecho un gobierno medianamente decente, se empezó un proceso de reflexión que llevó al expresidente Leonel Fernández a convencerse de que había que gobernar con el libro de Joaquín Balaguer y quemar el de Juan Bosch, si se quería permanecer en el poder. Ahí empezó la "era de Leonel" siendo el PLD el vehículo para llegar al poder no importa a que costo.  Los ocho años de gobierno de Leonel Fernández (2004-2012) son un vivo ejemplo de lo aquí expreso.

Curtido en el poder y con poderes ilimitados, el entonces presidente Fernández se hizo dictar una Constitución, en apariencia programática y progresista, pero que en el fondo no es más que un traje hecho a la medida, y de paso complacer a los sectores más conservadores del país, conculcando derechos a la mitad de la población que es femenina y abriendo las puertas para mantenerse en el poder aún fuera del Palacio presidencial.

Llegado el momento de abandonar la casa de gobierno, pues las circunstancias le imponían ese camino y habiendo hecho el cálculo político de que era mejor dar paso a Danilo Medina que a Hipólito Mejía para garantizar la tranquilidad de él y sus colaboradores, Fernández,  con un amargo sabor en los labios, le endosa su popularidad la candidato oficial y lo lleva al Palacio Nacional, como otrora hiciera el presidente Balaguer con él, pero con la gran sorpresa de que aquel gris candidato se convertiría en su acicate y antítesis, pasando a ser el presidente más valorado por el pueblo en toda la historia democrática y lo llevaría a un marasmo del cual ha decidido sacudirse sin importar consecuencias.

Con los bonos muy bajos frente al pueblo, por los actos de corrupción que se le endilgaban, a Leonel Fernández se le obligó a permanecer en bajo perfil, muy a su pesar. Se empieza entonces una campaña mediática para destruir su imagen, elevar la imagen de Danilo Medina y, de paso, presentar la reelección presidencial como la única salida viable para que el PLD pueda mantenerse en el poder más allá del año 2016.  Pero este plan no iba a ser tolerado por un hombre que se había asegurado todos los mecanismos de control posible para mantenerse intocable junto a sus más cercanos y fieles colaboradores.

Con el sometimiento a la justicia de Leonel Fernández por Guillermo  Moreno, el de Víctor Díaz Rúa por varias ONG, Félix Bautista, por el Procurador General de la República,  o otros tantos de menor cuantía, los estrategas de la reelección despertaron un leviatán de fuerza inconmensurable que está dando al traste con sus planes, pero que con sus acciones están arrastrando al país entre sus patas, pues el pleito entre morados se está llevando bruces la institucionalidad democrática, ya que han obligado a Leonel Fernández a mostrar sus garras y sus colmillos, y a demostrar que no se dejará doblegar tan fácilmente y que él, y sólo él, decide quién manda y quién no en este país.

Con la sentencia del magistrado Moscoso Segarra se ha enviado un mensaje fuerte y claro a los reeleccionistas y a todo el país: "no importa lo que pase en el 2016, no importa lo que digan las encuestas actualmente, no importa que Danilo sea el presidente mejor valorado de la historia, no importa lo que haya que hacer, Leonel Fernández será el candidato presidencial del PLD en las elecciones venideras y con ello empieza "La ERA de Leonel". Chávez será un niño de tetas delante de lo que se nos viene encima, pero como dicen en el campo dominicano que Dios nos agarre confesados y San Ramón nos saque con bien.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Abogado de profesión graduado de la PUCMM, con posgrado en Derecho Procesal Civil y Diploma de Estudios Avanzados en Derechos Fundamentales de la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Derecho en la PUCMM, árbitro de las cámaras de Comercio de Santo Domingo y Santiago y un dominicano convencido del potencial de nuestro país.