Políticas sociales

Políticas Sociales tiene el propósito de compartir con los lectores el análisis y las consecuencias de las políticas públicas a nivel local y global, con objetividad e imparcialidad, utilizando las herramientas técnicas que pone a nuestra disposición la ciencia económica.

Tasa de interés hacia arriba

El 23 de enero de 1985 marca un cambio radical en la historia de la política monetaria del país. A partir de esa fecha se liberaron las tasas de interés en el mercado financiero local. Hasta ese día, las entidades de intermediación financiera disfrazaban las verdaderas tasas de interés sobre préstamos agregando mediante comisiones y gastos de cierre a la tasa de interés legal permitida que era de un 1.0 mensual.

Además de esa disposición, la Junta Monetaria decidió que la Superintendencia de Bancos (SB) registrara en esa institución a las llamadas financieras. A los bancos de desarrollo, bancos hipotecarias y a las asociaciones de ahorros y préstamos se les autorizó especializar hasta el 30 por ciento de su cartera de crédito para financiar actividades conexas, préstamos personales y al comercio. Previamente, el 11 de agosto de 1983, las casas de cambio fueron obligadas a registrarse en la SB, bajo la razón social de bancos de cambio.

La tasa de interés es uno de los precios más sensibles de la economía, ya que incide en las decisiones para fines de inversión

La fijación de tasas de interés y del crédito dirigido quedó atrás, hecho que fue ratificado en la Ley Monetaria y Financiera 183-02, que establece que la tasa de interés será el resultado del libre juego de la oferta y la demanda. La tasa de interés es uno de los precios más sensibles de la economía, ya que incide en las decisiones para fines de inversión. Si sube la tasa de interés sobre préstamos se reducen la inversión y con ello el nivel de actividad de la economía.

En febrero pasado el Banco Central (BC) decidió inyectar 200 millones de dólares al mercado y al mismo tiempo aumentar en dos puntos porcentuales las reservas de encaje legal sobre los depósitos bancarios. Dos medidas que restringen la oferta monetaria y por ende tienden a subir la tasa de interés que pagamos por los préstamos. El BC estima represar 14,200 millones de pesos solamente vía encaje legal. Por esos 14,200 millones la banca paga intereses.

De acuerdo con la teoría microeconómica alguien tiene que asumir ese costo, el banquero, el prestatario o una combinación de ambas cosas. El BC ha dispuesto que se investiguen las razones por las que los bancos han aumentado la tasa de interés sobre préstamo. El documento explicativo de las medidas de políticas monetarias tomadas en febrero pasado el BC señala que no debía producir una elevación de la tasa de interés superior a dos puntos porcentuales. Ahora dice que no debe superar el 0.5 por ciento.

Al mes de diciembre de 2014 la tasa de interés promedio ponderada de la banca múltiple, que es la que generalmente se usa de referencia para estimar el costo de endeudarse, concluyó en un nivel de 14.24 por ciento anual. 40 días después, al 11 de marzo pasado, había subido al nivel de 16.95 por ciento anual, superior en 2.71 puntos porcentuales, aumento del costo del dinero que se atribuye a los efectos de incrementar la tasa de encaje legal para atajar la devaluación del peso.

Pero que la administración monetaria y financiera sugiere que es fruto de la compensación de los ingresos dejados de percibir por concepto de la disminución gradual de las tasas de interés en tarjetas de créditos, de un promedio que fluctuaba entre 7 y 11 por ciento mensual  a un promedio de 4.5 por ciento.

No olvidemos que en el diseño de las políticas públicas la búsqueda de un objetivo importante nos aleja de otro no menos importante.  Si queremos una tasa de cambio en un nivel deseado debemos pagar el precio de préstamos más caros y de la deuda del BC creciendo.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid y posgrado en Mercados de Valores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.