Políticas sociales

Políticas Sociales tiene el propósito de compartir con los lectores el análisis y las consecuencias de las políticas públicas a nivel local y global, con objetividad e imparcialidad, utilizando las herramientas técnicas que pone a nuestra disposición la ciencia económica.

¿Habrá ingresos fiscales para tanto?

La generalidad de los economistas y los partidos políticos que han criticado el discurso del presidente de la República ante la Asamblea Nacional ha llamado la atención sobre la ausencia del tema de la deuda pública en la rendición de cuentas de la ejecución presupuestaria durante el año 2015, siendo este uno de los principales problemas que preocupa a los agentes económicos del país e incluso al Fondo Monetario Internacional que ha recomendado reducir la deuda a no más del 30 por ciento del PIB.

El desenvolvimiento de las actividades económicas en los últimos 11 años ha ido de la mano del crecimiento sustancial de la deuda pública interna y externa. La relativa estabilidad macroeconómica, erróneamente medida por la estabilidad de la tasa de cambio, también ha ido acompañada del crecimiento del stock de certificados del Banco Central. En el periodo 2008-2012 el déficit fiscal anual promedió más de 50 mil millones por año, coronando el 2012 con la astronómica suma de 200 mil millones. El déficit promedio anual de la gestión de Danilo Medina ronda los 73 000 millones.  

Se pagará más por intereses de la deuda que lo que se destinará al gasto de capital.

Casi el 20 por ciento de los ingresos fiscales se va en el pago de los intereses de la deuda pública, hablamos de 88 000 millones de pesos para este 2015, un capítulo del presupuesto general de la nación que solo es superado por la inversión del 4 por ciento del PIB en educación. Se pagará más por intereses de la deuda que lo que se destinará al gasto de capital. A pesar de la reingeniería financiera Petrocaribe, el balance de la deuda pública anda por el 50 por ciento del PIB.

Si este tema no es una preocupación, mirémonos en el espejo de las economías europeas altamente endeudadas, especialmente Grecia, que lleva cinco años en recesión, cayendo su PIB en 25 por ciento y con un índice de desempleo que se aproxima igualmente al 25 por ciento de su población en edad de trabajar. Por cierto, a Grecia se le acusa de haber maquillado sus cifras macroeconómicas para mostrar una realidad que no era tal. El presidente de la República se hizo eco de unos indicadores sociales de pobreza diferentes a los que ofreció recientemente la Comisión Económica Para América Latina y El Caribe (CEPAL).

Las promesas de construcción de obras de infraestructuras que formuló el presidente Danilo Medina parecerían propia de un país que atraviesa por un choque económico favorable, al estilo  de los altos precios de las materias primas para Brasil, Argentina y Venezuela, no de un país que este año tiene que asumir deudas por RD$175,500 millones, para pagar deudas y financiar gastos corrientes y de todas maneras concluir con un déficit fiscal programado en RD$73,882 millones.

Como el presidente de la República no especificó de donde provendrán los recursos para la construcción de tantas obras, excepto el impacto que se espera de la ley de fideicomiso en la construcción de viviendas, ha de suponerse que este año y el que viene la deuda pública seguirá subiendo y que más adelante tendremos otra reforma tributaria, bajo el eufemístico nombre de pacto fiscal, que la ejecutará el mismo Danilo Medina si se reelige o el que venga atrás, pero serán la consecuencia del gasto expansivo de los últimos 11 años , ejecutado en función de beneficios   electorales, no de las prioridades que demanda una verdadera política de desarrollo económico y social.     

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid y posgrado en Mercados de Valores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.