Mirando la Economía

Un espacio para tratar los problemas surgidos de la interactuación entre economía y sociedad, en especial los dominicanos.

La vuelta al encaje como instrumento de política monetaria

Días atrás, el Banco Central dominicano mostró pánico por el comportamiento de la tasa de cambio y adelantó medidas  harto confusas, tratando de impedir que el mercado cambiario actúe de acuerdo a sus percepciones o realidades locales.

Dispuso elevar en 2 % el encaje legal a los intermediarios financieros e intervenciones o inyecciones de divisas al mercado cambiario. La tasa de cambio del peso por el dólar norteamericano subió, antes de las medidas, a 45.18 para quienes acudían a las ventanillas a comprar.

Eso, dice el Banco Central su explicación posterior,  “no puede ser” porque “altera el programa monetario”, fundamentado en las metas de inflación. Algo adicional de confusión tiene esa explicación.

Esa vuelta al pasado significa que el Banco Central quiere ocultar que está estimulando el alza de las tasas de interés y lanza la responsabilidad de dicha alza a los intermediarios financieros privados.

Veamos el caso y los presuntos culpables.

El Banco Central asegura en su explicación –cito- “ … las actuales condiciones económicas, caracterizadas por un entorno internacional favorable para nuestra balanza de pagos vía la reducción de los precios  del petróleo y un mejor desempeño de los sectores generadores de divisas, así como la inexistencia de condiciones monetarias y fiscales adversas, revelan que los movimientos experimentados en la tasa de cambio no son consistentes con el entorno macroeconómico prevaleciente, ni con la estacionalidad habitual para estos meses”.

Asimismo, el Banco Central asegura que “en definitiva queda claro, que los movimientos en el tipo de cambio para inicios del 2015 no obedecían únicamente a factores estacionales, por lo que se amerita que las Autoridades Monetarias adoptaran medidas preventivas y oportunas...”.

Para identificar a los “culpables” de la corrida cambiaria, el Banco Central indica: “Entre los factores no estacionales que explican los movimientos más bruscos del tipo de cambio de principios de año, se ha observado una marcada competencia entre los intermediarios financieros y cambiarios, en su propósito de captar clientes generadores de divisas, lo cual es un elemento adicional que ha incidido en el aumento del nivel de tasa de cambio observada”.

El resto de la explicación se ocupa en intentar demostrar que las medidas tomadas “no deben impactar” en el alza de las tasas de interés. Sin embargo, todos los prestamistas regulados anunciaron a sus clientes alzas en las tasas.

El Banco Central debería asumir otra explicación de sus medidas. Por un lado quiere mostrar que actúa como otros bancos centrales en tales circunstancias, por ejemplo cuando intervienen en el mercado cambiario, y por otro lado hace gala de transparencia y modernidad, pero olvida que está volviendo al pasado, como lo es el uso del encaje legal como instrumento de política monetaria.

Esa vuelta al pasado significa que el Banco Central quiere ocultar que está estimulando el alza de las tasas de interés y lanza la responsabilidad de dicha alza a los intermediarios financieros privados.

Veamos lo siguiente.

Para el Banco Central era un paso sencillo actuar sobre la tasa de interés, de manera directa y transparente, para controlar la corrida cambiaria, sin perder más reservas internacionales. En los primeros 40 días del año 2015 perdió unos 300 millones de dólares y si sumamos los 200 inyectados, hay que registrar una pérdida de 500 millones de dólares.

El costo de contener al mercado cambiario suma esos millones de dólares perdidos, a las alzas de las tasas ya registradas por los intermediarios financieros.

Mientras tanto, el Banco Central muestra que su tasa de política monetaria sigue estacionada en 6.25 %, con lo cual intenta desentenderse de las alzas de tasas adoptadas por los intermediarios financieros privados. Una vieja maña de banqueros centrales acostumbrados a recibir pocas críticas para lo cual tratan siempre de actuar sin transparencia.

Y que no me digan que el costo de la política monetaria es menor actuando así. Al cierre del ejercicio existe el mismo costo financiero para el Banco Central que lo expresa, como quiera, en un aumento del déficit cuasi fiscal.

 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Doctor en Economía de la Humboldt-Universität zu Berlin. Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad de La Habana. Ha sido docente y funcionario en universidades dominicanas, consultor de empresas y organizaciones privadas, y fue vicegobernador del Banco Central. Ha publicado libros, monografías y decenas de artículos en medios del país y del extranjero.