Políticas sociales

Políticas Sociales tiene el propósito de compartir con los lectores el análisis y las consecuencias de las políticas públicas a nivel local y global, con objetividad e imparcialidad, utilizando las herramientas técnicas que pone a nuestra disposición la ciencia económica.

La operación financiera Petrocaribe

Así como hemos señalado reiteradamente que debemos preocuparnos por el derrotero de la indetenible carrera de endeudamiento público, debemos aplaudir la operación de reingeniería financiera que acaba de hacer el Estado dominicano al comprar la deuda de Petrocaribe a la  República Bolivariana de Venezuela, con un descuento de un 58 por ciento de su valor nominal. Sin embargo, precisar algunas puntualizaciones no resulta ocioso. Pensamos que la alegría no es para tanto, sabiendo que nadamos contra la corriente.

Es recurrente que los gestores de tesorería de las grandes corporaciones y de los gobiernos recurran a las prácticas de intercambiar deuda de corto por plazo por deuda de largo; de sustituir deudas de altos costos financieros por deudas de menor costo y hasta cambiar de un acreedor que genera mucha presión y condiciones contractuales asfixiantes por otro que sea más flexible. Generalmente, este tipo de operaciones financieras se realizan en momentos de sobrantes de liquidez o de la holgura financiera que lo permita. Este no es el caso de República Dominicana.

Los agentes económicos y los líderes políticos se han concentrado solamente en el factor positivo del descuento del monto pagado por los 4,027 millones de deuda con Petrocaribe, sin mirar otras cuestiones

Para sustentar esta operación, el Estado dominicano emitió bonos soberanos por 2,500 millones de dólares, una tasa de interés de 6.3 por ciento anual, que significarán un costo financiero anual de 157.5 millones de dólares, frente a los 40.27 millones que pagaríamos por Petrocaribe y de 19.3 millones, si solo tomamos en consideración los 1,933.2 millones de dólares invertidos en comprar dicha deuda a Venezuela. Otro aspecto es que pagamos más de lo que ofrecía y/o se había  pactado con el banco de inversión de los EE.UU. Goldman Sachs, que según la prensa internacional la había negociado con una tasa de descuento de 59 por ciento. Nosotros recibimos un descuento menor, un 52 por ciento.

Los agentes económicos y los líderes políticos se han concentrado solamente en el factor positivo del descuento del monto pagado por los 4,027 millones de deuda con Petrocaribe, sin mirar otras cuestiones que no se dicen en la nota de prensa del Ministerio de Hacienda. El stock de la deuda del sector público no financiero se reduce de 23,811.3 millones de dólares a 21,717 millones, bajando su nivel con relación al PIB de 34 a 37.2 por ciento. Mejora la madurez de la deuda al subir el plazo promedio de vencimiento de 11.4 años a 19.7 años

Aunque hemos ganado en términos de reducción del monto total de la deuda y de la madurez de la misma, no puede decirse lo mismo en términos de flexibilidad. Los retrasos en el servicio de la deuda con Venezuela no nos causaban ningún inconveniente. No cumplir a tiempo con el pago de los interese de los bonos soberanos dispara una señal de alarma en los mercados financieros internacionales, que aumenta el riesgo país y por ende el costo financiero de tomar prestado. Que nunca se olvide que cambiamos una deuda de carácter concesionaria por una comercial.    

En el presupuesto general de la nación para el 2015 se autoriza al Ministerio de Hacienda a contraer deudas por el orden de los RD$175,510 millones, RD$133,510 de orejen externo y RD$41,989 de fuentes internas. De ese monto, se destinarían RD$82,471.8 millones para amortizar capital de la deuda pública, correspondiéndole a la amortización de la deuda externa RD$51,894.5 millones.  A la tasa de cambio de 44.65 (30/01/15), los 1,933.2 millones de dólares pagados por Petrocaribe equivalen a RD$86,318 millones.

Si por un solo concepto hemos sobrepasado el monto total de capital a pagar por amortización del  capital de la deuda pública en el 2015, de donde provendrán los recursos para cumplir con los demás compromisos de amortización de la deuda. ¿Se recortará en gasto público para no exceder la meta de déficit de RD$73,882 millones? ¿Habrá otra impensable reforma tributaria? ¿Se tomarán préstamos en exceso al tope de los RD$175,510 millones?

Inquietudes obligatorias que exigen respuesta oficial.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, con máster en Gestión y Análisis de Políticas Públicas de la Universidad Carlos III de Madrid y posgrado en Mercados de Valores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.