Galletas y dialéctica

Un espacio para comentar sobre filosofía (política), derecho público comparado y algo más, pero sin excluir la insoportable banalidad del ser. Las ideas presentadas son de la entera responsabilidad del autor.

El republicanismo desde el enfoque de las capacidades

Construir la idea de república desde la ‘no-dominación” es sólo el primer paso. La construcción de la república no se limita a la cuestión de la razón pública y de las obligaciones particulares respecto al todo social que mejor sirva a la maximización de nuestros intereses en el espacio de libertad entendida como no-dominación. Pero ¿cómo vincular al republicanismo la configuración política de una comunidad que es un “estado social y democrático de derecho”, desde un enfoque de libertad e igualdad material?

Desde el punto de vista del binomio desarrollo-progreso, el republicanismo como no-dominación concibe la libertad exenta de nuevas esferas de arbitrariedades que la reduzcan o la neutralicen, pero que no se limitan únicamente al aspecto económico. El desarrollo debe enfocarse en otros elementos, ya que el "boom" económico per se no garantiza el desarrollo y el bienestar de la persona.

En el momento en que el individuo deja de tener opciones sobre sí, entonces se convierte en un instrumento; y la instrumentalización del individuo para otros intereses distintos a los de sí, para su idea de desarrollo o bienestar, conlleva a la dominación.

Enfocarse estrictamente en el aspecto económico puede dar pie a nuevas relaciones de dominio que impidan que la persona "sea" o "haga"; relaciones de dominio que reflejan cómo las desigualdades se incrementan, cómo los privilegios se fortalecen y cómo la exclusión se convierte en la nueva regla de oro. Por ello, la dominación puede residir, por igual, allí donde existan obstáculos para las oportunidades.

En este sentido, medir el desarrollo y el bienestar en términos económicos es una perspectiva insuficiente para evaluar y proyectar el desarrollo de las personas en cuanto a la disponibilidad de oportunidades, para lo cual el enfoque que debe predominar debe ser el enfoque de las capacidades (A.Sen& M. Nussbaum). El enfoque de las capacidades se refiere a las capacidades que la persona dispone para hacer o ser en relación con su desarrollo, que no está limitado a lo económico y que refiere a aquello que le permita vivir una vida en pleno respecto a su libertad y dignidad. Por ello, las capacidades deben ser entendidas como oportunidades para ser y hacer (M. Nussbaum, 1997), en cuanto a lo que tenemos disponible y a lo que podemos obtener.

Los fundamentos de este enfoque residen en la libertad y la dignidad. La dignidad refiere a un determinado estatus que engloba el valor de la vida y la capacidad de auto-gobierno (Dworkin, 2005), pero con el énfasis en la libertad para elegir entre distintos funcionamientos para promover nuestro bienestar y desarrollo. Estos funcionamientos, bajo el enfoque de las capacidades, se refieren a los pasos concretos para optimizar las libertades disponibles. El funcionamiento sexual, económico, funcionamiento profesional, educativo, familiar, es decir, todo el catálogo de posibilidades de ser y hacer que el individuo debe disponer para vivir una vida en pleno respecto a su libertad y dignidad.

Por ello, si existe una carga socio-política excesiva o irrazonable para llevar a cabo nuestras libertades, una considerable reducción de nuestras oportunidades básicas se produce y nuestro desarrollo se detiene, lo cual sería incompatible con una sociedad que se dice ser libre. En esta “sociedad bien ordenada” (Rawls) las capacidades son consideradas metas en el sentido político, porque sin ellas las libertades no serían más que ilusorias y la persona como sujeto político no tendría razón de ser.

Esto es clave en la idea del republicanismo que se defiende hoy en día.Bajo la visión (neo)republicana el estatus socio-político del individuo se fundamenta en opciones, es decir, que el individuo tenga opciones para ser o hacer; o para determinar su concepción moral del mundo al igual que los otros. En el momento en que el individuo deja de tener opciones sobre sí, entonces se convierte en un instrumento; y la instrumentalización del individuo para otros intereses distintos a los de sí, para su idea de desarrollo o bienestar, conlleva a la dominación.

Por ello,no es casual que nos apropiemos del dictum de Ian Shapiro en cuanto a entender a “la justicia como no-dominación”. En nuestro caso significaría comprender la justicia como la capacidad de tener opciones, a tener metas socio-políticas, es decir, metas al desarrollo en el marco de condiciones materiales factibles en las cuales la libertad formal puede hacerse real y efectiva en igualdad.

El republicanismo, desde el enfoque de las capacidades, expende su visión socio-política para enfocarnos en esas capacidades necesarias, no exclusivamente económicas, que garantizan el desarrollo y bienestar del individuo como sujeto político. Si el republicanismo es libertad como no-dominación, la no-dominación es libertad como igualdad de oportunidades.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.