En alta voz

Un espacio para amplificar mi propio pensamiento y el de otros muchos que no pueden o no se atreven a levantar la voz. Compartir mi experiencia como ciudadano militante y mi visión sobre nuestra realidad cotidiana, contrarrestando en la medida de lo posible . la tendencia a callar por temor o a decir solo las "verdades convenientes". Y de vez en cuando poner el dedo sobre la llaga... a ver que sale.

¿Y qué del aborto ilegal?... Bien gracias

Los sectores más conservadores de la sociedad dominicana, representados por la jerarquía  de la Iglesia  y algunos políticos divorciados de sus propios referentes  ideológicos, insisten en mantener a la República Dominicana en la lista de los únicos cinco  países del mundo donde el aborto no se permite ni siquiera para salvar la vida de la mujer. Los demás países donde no se autoriza el aborto bajo ninguna circunstancia son Nicaragua, El Salvador, Antigua y Barbuda, y  el pequeño Estado Europeo de Malta, en el Mar Mediterráneo.

Sin embargo, hay razones para creer  que el propósito inconfesable de quienes mantienen esta recalcitrante posición no es precisamente defender la vida ni  evitar la práctica del aborto, ya que  de acuerdo  a datos de la Asociación Dominicana Pro Bienestar de la Familia,  en la República Dominicana se  registran unos 90 mil abortos ilegales por año, evidentemente ante la mirada indiferente de esos sectores.

Más bien parece tratarse de utilizar el debate sobre el aborto como bandera de vigencia mediática y recurso de manipulación sobre un segmento de la comunidad cristiana que profesa a sus dirigentes espirituales una obediencia cercana a lo irracional. Y por qué no, como un arma de chantaje contra el presidente Medina y el liderazgo político progresista.

Si el interés real del bloque conservador fuera la defensa de la vida, no solo se opusiera al aborto legal, que en la generalidad de los casos es el que menos riesgos  representa para la integridad de la mujer, sino también, y con más determinación, al aborto clandestino, que  constituye una grave amenaza contra la salud pública, ya que en algunas regiones del mundo provoca más del 50 por ciento de las muertes femeninas relacionadas con el  embarazo.

Los datos divulgados por Profamilia confirman que la simple prohibición legal  no resuelve el problema del  aborto y probablemente lo agudiza en la medida en que restringe el acceso de las mujeres, especialmente las más pobres, a una adecuada atención médica para  reducir los riesgos de las prácticas clandestinas y rudimentarias que persisten   en el país.

Un ejemplo  válido es el caso Turquía, donde la mortalidad materna  se redujo de 67 a 20 por cada 100 mil nacidos vivos entre los años 1990-2010,  luego de promulgar una legislación que permitía el aborto en embarazos de hasta 10 semanas y cumplido ese plazo sólo en casos de emergencias médicas.

Por su parte,  la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado  que para el año 2008 la tasa de aborto en América Latina,  donde casi todos los países restringen fuertemente su práctica,  era de 32 por cada mil  mujeres en edad fértil, mientras que en Europa Occidental, donde el aborto es generalmente permitido bajo amplias condiciones de salud,  la  tasa era  de apenas 12 por mil.

Si la realidad de los hechos constatados en la República Dominicana  y en el  mundo fuera una referencia importante para decidir lo que debe hacerse sobre la problemática del aborto, entonces hay que coincidir necesariamente con las organizaciones que defienden los derechos de la mujer y con el presidente Medina al rechazar el proyecto de Código Penal que insiste en mantener al país bajo una absurda imposición legal que  somete a la mujer a una virtual pena de muerte o la convierte en transgresora de la ley por ejercer el derecho a preservar su propia  vida

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Periodista y politólogo con experiencia y formación en casi todas las áreas de prensa, relaciones públicas, comunicación estratégica, municipalismo, gestión comunitaria, información turística, subversión ciudadana y política al servicio de la gente.