Un inicio legal

Me propongo hablar sobre temas actuales, pero desde el punto de vista de nuestras leyes, con lo cual busco que el gran público tenga una noción de que todo lo que le sucede está regulado por la Constitución y las leyes adjetivas, reglamentos y ordenanzas municipales.

La corrupción juega ajedrez

Los cimientos de nuestra sociedad están siendo movidos, cual movimiento telúrico (terremoto) en la más alta escala de Richter, con el caso de sometimiento por corrupción y lavado de activos del honorable senador por San Juan de la Maguana, señor Félix Ramón Bautista Rosario y compartes, a quien el procurador general de la Republica, magistrado Francisco Domínguez Brito acusó ante la Suprema Corte de Justicia de violar los artículos 114, 145, 146, 147, 150, 151, 166, 167, 171, 172 y 175 del Codigo Penal y 3 letra a) y b), 8 letra b), 18, 21 letra a), b) y c) y 26 de la Ley 72-02 sobre lavado de activos, y solicitó como medida de coerción prisión preventiva.

Vemos sin embargo con asombro que una parte importante de la sociedad apoya al inefable senador Bautista, incluyendo a un grupo de abogados de renombre que hoy forman un llamado “Comité de rescate de la dignidad del ministerio público”, pero que no descartan con ansias de ser contratados como defensores del acusado senador.

Ante la acción del más alto representante del Ministerio Público, el nunca bien ponderado senador por Samaná, el reformista Prim Pujals Nolasco, convirtió la sesión del miércoles 22 de los corrientes  del Senado en un paredón de fusilamiento moral contra el magistrado Dominguez Brito, al expresar  que este está violando el artículo 172 de la Constitución de la República al hacer proselitismo político  con miras de obtener la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, y que, además, viola varios artículos de la Ley del Ministerio Público No.133-11, por lo cual entiende el honorable senador que dicho funcionario debe renunciar de su cargo.

Es interesante señalar que el senador Pujals Nolasco es el presidente de la comisión senatorial que investiga, a petición del senador Félix Bautista, la procedencia de su fortuna, estimada por algunos en más de 300,000,000 de dólares. Dicha comisión también la integran la senadora Sonia Mateo (Dajabón) y Rafael Calderón (Azua) entre otros, y la misma aún no presenta al país el resultado de su experticia.

Volviendo al origen de esta confrontación, que es el sometimiento del hoy senador Félix Bautista, cabe preguntarse: a) ¿el senador es un empresario de larga data?;  b) ¿Cuáles han sido los negocios que por largos años ha fomentado para hoy exhibir una fortuna de esa naturaleza?;  c) a parte de su función como director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, ¿qué otra actividad económica ha desarrollado el senador?; d) ¿su actividad es compatible con una función pública, desde el punto de vista del Código de Ética del Servidor Público y la Ley de Administración Pública? 

Las respuestas debe darlas la Suprema Corte de Justicia, que tiene en sus manos el proceso.  Pero entiendo que con una simple investigación iniciada por la Administración Tributaria, podría darse respuesta a algunas de ellas y establecer cómo un hombre que hace apenas 15 años andaba a pie y vivía de la caridad de sus compañeros de partido hoy puede exhibir semejante fortuna, digna de un magnate del comercio como el señor Pepín Corripio y la mas añeja de las fortunas isleña como es la de la familia Vicini.

La situación del senador Bautista está remeneando los cimientos del partido de gobierno,  y síntoma de ello es que el secretario general del PLD y precandidato presidencial de ese partido, senador Reynaldo Pared Pérez, planteó que el Comité Político debe reunirse y decidir sobre las posiciones que ocupan Bautista, secretario de Organización, y Víctor Díaz Rúa, secretario de Finanzas, quien está siendo acusado por la Fiscalía del Distrito Nacional por actos de corrupción mientras desempeñó la función de ministro de Obras Públicas en la última administración de Leonel Fernández Reyna.

 Entiendo que todo esto nos deja varias lecturas: 1) que el Ministerio Público será atacado cruel y salvajemente cada vez que trate de hacer su trabajo respecto a ciertos miembros del partido de gobierno; 2) que en la República Dominicana se puede hacer y justificar una fortuna de cuantiosa en menos de 15 años, sin que nadie pueda y deba cuestionar el origen de la misma; 3) que al momento en que se toque a uno de los intocables del partido gobernante se desatarán los demonios contra el que ose hacerlo; y 4) que las autoridades del partido guardan el más absoluto silencio sobre hechos tan graves que en el cualquier otra latitud hace rato que hubiesen obligado a renunciar a la dirección en pleno.

El ajedrez de la corrupción en la República Dominicana tiene los juegos pesados y quienes están en el tablero no están dispuestos a dejarse tocar y muchos menos a que se haga jaque mate.  Don Juan debe estarse revolcando en su tumba.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Abogado de profesión graduado de la PUCMM, con posgrado en Derecho Procesal Civil y Diploma de Estudios Avanzados en Derechos Fundamentales de la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Derecho en la PUCMM, árbitro de las cámaras de Comercio de Santo Domingo y Santiago y un dominicano convencido del potencial de nuestro país.