Abriendo puertas

Abriendo puertas es un espacio para difundir y reflexionar acerca de los diferentes aportes de la psicología en el ámbito sanitario, clínico y político, en un mundo en el que los aspectos emocionales resultan de gran relevancia para entender las complejas realidades que vive el ser humano

El asma bronquial como enfermedad psicosomática

La mayoría de  los investigadores que han incursionado en el estudiode las enfermedades de origen psicosomático han incluido al asma bronquial dentro de las más frecuentes y han mostrado su acuerdo en cuanto a las causas múltiples que explican una patología del sistema respiratorio  que se caracteriza por tos, retracción de la piel entre las costillas al respirar, dificultad para respirar y sibilancia,  y que conlleva un riesgo de muerte si no se hace uso de la medicación pautada en caso de una crisis.

Cuando hablamos de enfermedad psicosomática nos referimos a aquellas patologías que mostrándose física o somáticamente tienen su origen en un conflicto psicológico que no es percibido conscientemente por quien la padece. Este desconocimiento viene dado por la dificultad que tienen este tipo de sujetos en verbalizar sus emociones e, incluso, en percibirlas, produciéndose un bloqueo, represión o inhibición en su expresión emocional. Obviar las vías corporales que lo emocional tiene habilitadas en el cuerpo (sistema límbico y sistema autónomo), hace que sea necesario buscar otras vías. La víaelegida será aquella en la que previamente existe un grado de vulnerabilidad.

Hay una capacidad de representación metafórica en las afecciones psicosomáticas que frecuentemente son apreciadas en la consulta. Un estado de agitación respiratoria tan acusado como el que se produce en el asma, es propio de estados de miedo o ansiedad. Reforzando este argumento, Faulkner, usando el broncoscopio, estudió el efecto sobre los bronquios de los distintos estados emocionales. Sus investigaciones señalaron que los estados de inseguridad y frustración producen espasmos y estrechamiento de la luz bronquial, en tanto que estados placenteros inducidos por sugestión, los dilatan.

Por otro lado, los psicólogos colombianos Garciandia e Ibarra realizaron un estudio comparativo entre niños que padecían asma bronquial y niños que acudían al hospital por padecer un proceso de enfermedad aguda, aplicándole una batería de pruebas proyectivas que arrojaron interesantes resultados. En un porcentaje mayor al 80 %, estos sujetos de entre 4 y 15 años indicaban conflictos a nivel familiar. Dichos conflictos producían un clima de tensión, agresividad y dificultades de comunicación. Deducen que la angustia y la tensión que genera este clima familiar conflictivo son somatizados en forma de asma. Agregan estos investigadores que en los niños con asma es más frecuente una autopercepción de exclusión del grupo familiar, lo cual estaría sostenido en sentimientos de minusvalía, baja autoestima y no aceptación.

Otros autores que vinculan las enfermedades psicosomáticas a perfiles psicológicos determinados, se refieren al asma bronquial como el síndrome de la madre asfixiadora, haciendo referencia con ello a las características absorbentes de las figuras parentales y a las dependientes y sumisas por parte de los sujetos que padecen esta enfermedad, encontrándose en estos últimos características infantiles, así como apego y miedo al abandono. Se trata de individuos con dificultades importantes en su proceso de maduración que, además de contar con una vulnerabilidad en su aparato respiratorio, tienen serias dificultades para manifestar y vivenciar sus emociones.

Los tratamientos médicos que se utilizan para el asma son paliativos que no resuelven la patología. Sin embargo, hay numerosos ejemplos de casos en los que ha remitido parcial o totalmente la enfermedad, a través del abordaje psicoterapéutico. Un abordaje que reestructura la personalidad dependiente del paciente y potencia la autonomía y la independencia, aspectos esenciales de un sujeto psicológicamente maduro. Ello aconseja  que cuando estemos frente a este padecimiento, no olvidemos que la psicología tiene mucho que decir y que sus asertos no son meras especulaciones de lunáticos supersticiosos, sino el resultado de toda una tradición científica que avala su pertinencia.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.