Un inicio legal

Me propongo hablar sobre temas actuales, pero desde el punto de vista de nuestras leyes, con lo cual busco que el gran público tenga una noción de que todo lo que le sucede está regulado por la Constitución y las leyes adjetivas, reglamentos y ordenanzas municipales.

Lo mucho hasta Dios lo ve

En la República Dominicana se está dando un fenómeno que debe llamar la atención de todos los ciudadanos que velan por la salud social, y me refiero al deterioro en que se está sumiendo el poder judicial, producto de jueces que acomodan sus decisiones dependiendo de quién sea el actor o los actores de los casos.

Y lo anterior viene a cuento puesto que el Congreso Nacional está en vías de aprobar una reforma al Código Penal que sube las penas a los menores, pero que la reduce a los hombres que cometen violencia de género o intrafamiliar, lo que debe alarmar a todos, pues si se ha recorrido un mediano camino con la modificación del 94, que protege a las mujeres y a las familias en sentido general, con esta nueva reforma, estamos como el cangrejo, pues en vez de reafirmar los principios constitucionales que velan por el fortalecimiento de la familia, en estricto sentido de la palabra, estamos tirando por la borda el trabajo de casi 20 años para crear conciencia sobre estos hechos.

Imagínese usted que con la actual legislación, la cual es bastante clara y diáfana, en cuanto al castigo a este tipo de violación penal,  los jueces muchas veces encuentran la forma de favorecer a ciertos actores, dependiendo del “perfume” que usen o los trajes caros que vistan o los amigos influyentes que tengan, desde cardenales, presidentes, militares y todo un tinglado de corajudos, que son unos machazos para defender su hombría frente a un embajador “maricón” conforme dice el Cardenal López Rodríguez,  pero que son unos cobardes a la hora de defender a una mujer indefensa, con la nueva legislación pondremos la Iglesia en manos de Lutero.

Entiendo que todo los actores sociales que han luchado de forma activa por la protección de los derechos de la mujer deben levantar su voz para que nuestros honorables legisladores recapaciten y den marcha atrás a esa acomodaticia reforma y no pongan en manos de ciertos jueces venales que tenemos, una herramienta que será el réquiem de la seguridad de las mujeres y de sus familias, pues lo mucho hasta Dios lo ve.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Abogado de profesión graduado de la PUCMM, con posgrado en Derecho Procesal Civil y Diploma de Estudios Avanzados en Derechos Fundamentales de la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Derecho en la PUCMM, árbitro de las cámaras de Comercio de Santo Domingo y Santiago y un dominicano convencido del potencial de nuestro país.