Un inicio legal

Me propongo hablar sobre temas actuales, pero desde el punto de vista de nuestras leyes, con lo cual busco que el gran público tenga una noción de que todo lo que le sucede está regulado por la Constitución y las leyes adjetivas, reglamentos y ordenanzas municipales.

Otra encerrona al presidente Medina

Decía Don Juan Bosch que en política hay cosas que se ven y cosas que no se ven, pero las que no se ven son más profundas e importantes que las que se ven.

Este hecho marcó la ascensión al poder de Danilo Medina Sánchez, pues se vio obligado a pactar con el sector del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que detentaba el poder en ese momento, lo que vale decir, llegó a la fiesta con ropa ajena.

Desde que nombró su gabinete trazó la pauta de lo que sería su administración, tratando de concitar el apoyo, no sólo del pueblo que lo había elegido, sino también de los jerarcas del peledeísmo para mantener un equilibrio precario que le permitiera gobernar sin mayores contratiempos.

Al paso de los días, sus ejecutorias, bien pensadas y mejor promocionadas, de rescate de la producción nacional,  4% para la educación, que se ha concentrado mayormente en dotar de escuelas los más recónditos lugares de la República con la modalidad de tanda extendida, la renegociación del contrato de la Barrick Gold, entre otras cosas, le han valido un apoyo inusitado de pueblo en sentido general, no así de sus compañeros de partido más encumbrados, que valiéndose del poder acumulado a lo largo de 12 años de administración de la cosa pública y habiendo nombrado sus acólitos en las tres Altas Cortes (Suprema Corte de Justicia, Tribunal Constitucional y Tribunal Superior Electoral) le fraguaron una primera encerrona con la cuestión haitiana, al dictarse la Sentencia 168-13, dictada por el Tribunal Constitucional, situación que cumplió el cometido de obligarle a dedicar casi un año de su administración a apagar la tea de la discordia a nivel nacional e internacional, a sabiendas el Fouché que estaba de detrás de todo eso, que eso crearía una situación de inestabilidad, a la cual pensaba sacarle provecho, pero le salió el tiro por la culata.

Al no conseguirse los resultados esperados, pues el presidente se mantiene cimero en la preferencia del pueblo, se crea otra situación con Loma Miranda, y, de una forma inusitada, grupos de ecologistas, organizaciones campesinas, juntas de desarrollo, que hasta esa fecha nadie  conocía de su existencia, luego aupados por la Iglesia Católica, emprendieron una cruzada contra la explotación minera de la indica área geográfica, con lo cual, el mismo grupo de sus compañeros de partido, pero sin sacar “en apariencia” la cabeza, le tendieron una segunda encerrona y atizaron el fuego a gran escala luego que el presidente Medina dejara abierta la posibilidad de respostularse, pues si lo hace, según las encuestas publicadas a nivel nacional e internacional, ganaría de calle, aun sigan soplando vientos que no tumban cocos.

La situación de Loma Miranda pasó de ser un asunto meramente técnico a uno político-social, pero con el agravante de que los actuales senadores y diputados aspiran a mantenerse en su curul y enarbolaron la bandera de populismo aberrante y ensordecedor, además de cumplir con las órdenes directas de su titiritero, que ve amenazado su liderazgo, por una persona que entiende es muy gris y no le perdona que sea más popular y querido que cualquier otro presidente de los últimos 50 años de vida republicana.

Pero el zorro que habita el Palacio Nacional ha sabido sortear esos escarceos y se mantiene al acecho, percibiendo el olor a carne pútrida que traen ciertos vientos que supuestamente soplan, para amarrar sus velas junto a los mejores intereses de la nación, que no son los del grupo de busca retornar al poder para saciar una sed de venganza que los está consumiendo, a pesar de sus áulicos y victorias  pírricas en el nauseabundo sistema judicial.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Abogado de profesión graduado de la PUCMM, con posgrado en Derecho Procesal Civil y Diploma de Estudios Avanzados en Derechos Fundamentales de la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Derecho en la PUCMM, árbitro de las cámaras de Comercio de Santo Domingo y Santiago y un dominicano convencido del potencial de nuestro país.