Perlas y margaritas

En este espacio comparto palabras relacionadas con temas que considero esenciales, de primera importancia para mí y la sociedad.

Elpidio quería un aumento

“La preocupación muchas veces se concentra en si estamos pagando de acuerdo al mercado, porque si no lo estamos es obvio que el empleado se irá a otro sitio donde se  le pague lo que vale según el mercado”, Francisco Álvarez Valdez, 23 de julio 2014.

 

Elpidio quería un aumento. Llevaba más de una semana pensando en la posibilidad de mejorar lo antes posible  su salario de dieciocho mil pesos.  

Este objetivo económico sólo se lo había mencionado a su esposa Juanita, porque ella es la que administra los asuntos de la casa y es la que le recuerda todas las noches qué tan agria está la piña en los colmados y supermercados del país.

El miércoles por la tarde Elpidio estaba listo para hacerle la solicitud a su jefe inmediato, el encargado de despacho de mercancías. Pero cambió de opinión  cuando Radio Bemba le contó lo ocurrido recientemente con otros cinco choferes del grupo empresarial para el que trabaja.  

Los muchachos, motivados por lo que leyeron en el artículo 325 del Código Laboral, tuvieron la misma aspiración que Elpidio, con la variante de que ellos comenzaron a tratar el tema en grupo, armando discusiones en los baños y en los bancos de la explanada de carga. Además,  los cinco trabajadores llegaron a proponer a los compañeros de la empresa importadora  la creación de un sindicato, con las características descritas en el código  que recién habían leído.

Por supuesto, el reclamo colectivo no tuvo éxito, porque, según Elpidio escuchó en Radio Bemba, desde que la Administración se enteró de los planes de los “cacos calientes” comenzó a tomar cartas en el asunto.

Primero, a los “agitadores” les cambiaron las rutas de distribución de mercancías, enviándolos a los municipios más distantes de esta media isla, con una dieta de doscientos pesos por jornada. Así, la empresa garantizaba que los “sindicalistas” pasaran menos tiempo en la planta, y por tanto reducía la capacidad de influencia a sus descabelladas y retrógradas ideas de mejoría salarial.

Después los cinco choferes tuvieron que comenzar a hacer los largos viajes solos, con los camiones repletos de productos, pero sin acompañantes (por un supuesto reordenamiento de personal). De esta forma, si querían terminar antes de las diez de la noche su jornada, los obreros del volante se veían obligados a participar del desmonte de la carga en los apartados lugares de destino.

Finalmente, los ideólogos del aumento de salario colectivo fueron despedidos, enviados a sus casas porque, de acuerdo a los informes entregados a Radio Bemba, eran “vagos”, “no entregaban a tiempo los pedidos”, y “tenían malas mañas”.

El miércoles por la tarde, cuando Elpidio se enteró de este desenlace,  meditó al instante sobre la pertinencia de su reclamo individual de aumento de salario.

 “Bueno, yo mejor me aguanto y resuelvo los líos de la casa con el doble de diciembre. Peor es quedarse sin trabajo por ser diconforme”,  se dijo,  y canceló por tiempo indefinido la iniciativa que tanto había ilusionado a su amada Juanita.  

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.